Demostrar que "somos medievales", objetivo de la conferencia del historiador Agustín Ubieto

El historiador Agustín Ubieto Arteta es el ponente de la sesión de marzo del ciclo de los profesores eméritos que organiza el Campus de Huesca. ‘La huella medieval en nuestras vidas’ es el título de la conferencia que impartirá, este jueves, a las 19:30 horas, en el Círculo Oscense. El acto, que está abierto al público, será presentado por el vicerrector José Domingo Dueñas.

 

“La conferencia tiene un único objetivo: demostrar que somos medievales en un porcentaje elevadísimo”, asegura Agustín Ubieto. Este profesor,  que ha sido director del Consejo Escolar de Aragón, del Instituto de Ciencias de la Educación y de la Universidad de la Experiencia, además de vicerrector de la Universidad de Zaragoza, se muestra dispuesto, además, a hacer ver al auditorio “que lo medieval merece un respeto”.  

 

‘Cómo se formó Aragón’, ‘Leyendas para una historia paralela del Aragón medieval’, ‘Los monasterios medievales de Aragón’, ‘Lecturas para comprender Aragón’, ‘Toponimia aragonesa medieval’, ‘Vicisitudes históricas del cenobio sijenense’,  o ‘El Monasterio dúplice de Sigena’, son algunas de las numerosas publicaciones de este autor, que también firma obras como ‘El entorno, lo que nos rodea, como fuente histórica y materia de estudio’, ‘Los mapas históricos: análisis y comentario’, ‘Aragón: territorio, evolución histórica y sociedad’, ‘Propuesta metodológica y didáctica para el estudio del patrimonio’ o ‘El largo camino hacia las comarcas en Aragón’.

 

El ciclo de los profesores eméritos, que organiza el Campus de Huesca con la colaboración del Ayuntamiento, trae a la capital oscense a docentes e investigadores de la Universidad de Zaragoza, con amplio currículo y  trayectoria, que han destacado en sus respectivas especialidades. Una vez al mes, el Salón Azul del Casino acoge estas sesiones. La siguiente, titulada El escudo de Aragón y el escudo de España, tendrá lugar el 12 de abril, será impartida por el historiador Guillermo Fatás Cabeza.

Comentarios