El pleno municipal reprueba al alcalde de Sariñena por la gestión de una herencia

El alcalde de Sariñena, Francisco Villellas, del PAR, fue reprobado en el pleno municipal celebrado este martes por la gestión de una herencia que un vecino dejó para la residencia de mayores, de titularidad municipal. Una herencia valorada en cerca de 260.000 euros y que tanto socialistas como populares, en la oposición, acusaban a Villellas de haber incumplido el acuerdo del Patronato de la Residencia Municipal de la Tercera Edad, en el que se aprobó que la herencia recibida iría destinada a las obras de ampliación del edificio. De esta herencia, 213.000 euros estaban en un plazo fijo, que el equipo de gobierno municipal decidió cancelar con el fin de utilizarlos para cubrir un momento puntual de falta de liquidez en las arcas municipales. La oposición considera que estos hechos incumplen el mandato del patronato, que preside el propio alcalde, y además, lastran la oportunidad de haber tomado las obras de ampliación pendientes, ya que, según explican, el uso realizado del dinero ha conllevado que una parte importante de la herencia haya sido consumida.

El grupo municipal del Partido Popular, con esta decisión del primer edil sariñenense, se siente traicionado, toda vez que Partido Aragonés y Partido Popular llegaran a un acuerdo a final de año para sacar adelante, con la abstención de los populares, los presupuestos municipales. Precisamente, uno de los puntos de aquel acuerdo hacía referencia al desbloqueo de la ampliación de la residencia de mayores, según indicaba la concejal popular Judith Budiós.

Desde el grupo municipal socialista se insiste en que el dinero de la herencia “nunca se debiera haber tocado” y dedicado exclusivamente a las obras de ampliación pendientes en la residencia. La portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento de Sariñena, Rosa Gerbás, manifestaba que “no vamos a permitir que esto vuelva a pasar y exigiremos que los acuerdos del Patronato de la residencia se cumplan en su integridad”.

El alcalde sariñenense, Francisco Villellas, aunque reconocía haber incumplido de forma parcial el acuerdo del patronato, insiste en que se mantiene la voluntad del vecino, ya que todo el dinero recibido irá a la residencia y argumenta que nada se ha gastado o desviado a otro fin, “solo fue utilizado en un momento puntual y después, volvió a las cuentas de la residencia”.

Comentarios