El presidente de Iberfoil analiza las fortalezas y debilidades de Aragón para la atracción de inversiones empresariales

Destacan las personas y la situación geográfica, mientras que el escaso tamaño empresarial y carencias formativas son problemas compartidos con el conjunto de España. El empresario gallego Clemente González, presidente de Alibérico e Iberfoil, que participaba este jueves como invitado en la reunión de la Junta Directiva de CEOE Aragón, enumeraba las fortalezas, debilidades y retos que encuentra en nuestra Comunidad Autónoma un gran grupo industrial con presencia en Sabiñánigo desde 2014.

La Confederación considera muy valioso contar con la visión que sobre el atractivo de Aragón para atraer y retener inversiones empresariales pueden aportar empresarios que, como en este caso, han apostado por nuestra región, provenientes y con fábricas en otros territorios nacionales e internacionales. Estas reflexiones, unidas a las de los propios empresarios e instituciones aragonesas, son importantes para conformar una perspectiva más amplia de las medidas y políticas a adoptar.

En este sentido, la necesidad de incrementar el tamaño medio de las empresas aragonesas y españolas era tema fundamental en la reunión, aspecto para el que se requieren tanto medidas legislativas, fiscales y laborales como mayor concienciación empresarial, cuestión en la que se hacía autocrítica como empresas y organizaciones. La formación y su falta de adecuación en algunos aspectos a los requerimientos de las empresas también era otro tema analizado que se hace patente con el elevado número de ofertas de trabajo que quedan sin cubrir, pese a las cifras de paro existentes.

En cuanto a los aspectos valorados más positivamente para las inversiones empresariales en Aragón, Clemente González destacaba la “calidad de las personas; serias, trabajadoras y nobles”, la situación geográfica en el centro del 80% del PIB de España y con potencial logístico para la distribución tanto interna como exterior y la “cercanía” y posibilidad de dialogar con el Gobierno autonómico se lleguen o no a acuerdos.

Alibérico compró en 2014 los activos (terrenos, naves y maquinaria) de la antigua Inasa Foil en Sabiñánigo, tras su liquidación. Desde entonces, ha generado más de 100 empleos directos, llevando la producción de la planta serrablesa hasta las 20.000 toneladas anuales. Esta capacidad de producción se podrá triplicar en próximos años, gracias a la ampliación inaugurada hace poco más de un mes con una inversión de 15 millones de euros para instalar un nuevo laminador en frío para bobinas de aluminio.

Comentarios