Sale a la luz la historia de los 23 deportados ribagorzanos a Mathausen

La Amical de Mathausen, desde su delegación en Aragón, iniciaba hace unos meses el proyecto que pretende recuperar la memoria de los 23 vecinos de la Ribagorza que fueron deportados a los campos de concentración nazis. Recientemente, el proyecto se presentaba en Castejón de Sos y, este viernes, llegaba hasta Graus.

Josep San Martín, delegado en Aragón de la Amical de Mathausen y Fernando Cardoso, socio de la Amical y oriundo de Castejón de Sos, descubrían las historias desconocidas de estos ribagorzanos, siete del valle de Benasque, cuatro de Graus, tres de Morillo de Liena y otros de Montanuy, Raluy, Abenozas, Benabarre, Torres del Obispo, Bonansa y Estopiñán del Castillo. De los 23 deportados, sólo 5 fueron liberados, el resto fallecieron en los campos de concentración, entre ellos, los grausinos Juan Ramón Pérez, Gerardo Quiroga Andreu y Antonio Sesa Grau. De los cuatro vecinos de Graus sólo Román Egea Garcés logró sobrevivir.

El proyecto cuyo origen fue un viaje realizado hace unos meses al campo de concentración de Matahausen pretende recabar datos de los deportados para reconstruir su biografía y poder publicarlas en un libro. Otro elemento sustancial del proyecto sería reconocer a las víctimas del nazismo con un monolito en el que figuraran sus nombres.

Fueron cerca de mil los deportados aragoneses cuyos nombres se recogen en la web de la Amical de Mathausen donde también aparece información relativa a la fecha y lugar de nacimiento, fecha de deportación, situación o lugar. En total, unos 10.000 republicanos españoles pasaron por los campos de concentración nazis, y, de ellos, unos 8.000 fueron a parar a Mathausen donde encontraron la muerte unos 6.000 españoles, y de ellos, 3.900 en el campo de Gusen a 5 kms de Mathausen.

Comentarios