cultura

Picasso se asoma a las calles de Huesca

“Picasso. El viaje del Guernica” se presenta en un innovador formato itinerante en la Plaza de Navarra

El viaje del Guernica en Huesca
El viaje del Guernica en Huesca

La Fundación ”la Caixa”, el Museo Reina Sofía y el Ayuntamiento de Huesca presentan una muestra inédita en torno a la obra maestra de Picasso, bajo el título “Picasso. El viaje del Guernica”. Se presenta esta muestra en un innovador formato itinerante que profundiza en la historia de la pintura a partir de sus viajes y usos a lo largo del tiempo.

El cuadro lo encargó el gobierno de la República para la Exposición Internacional de París en 1937

La muestra se podrá visitar hasta el 13 de diciembre  y en ella se pueden ver paneles, vídeos, fotografías o el recorrido que hizo el cuadro porque, como recuerda la asesora de la exposición,  Manuela Pedrón, recoge un momento histórico

Manuela Pedrón asesora de la exposición
PEDRÓN 1 GUERNICA 12
TOTAL TV

Con esta muestra se rescata el último periodo del periplo del cuadro hasta que llegó a España en 1981 y su instalación definitiva en el Museo Nacional Reina Sofía once años después. Hasta ese momento la obra, cargada de simbolismo, pasó por multitud de vicisitudes. El cuadro lo encargó el gobierno de la República para la Exposición Internacional de París en 1937.  Tras el bombardeo de Guernica el pintor tuvo claro cuál iba a ser el motivo y tuvo que alquilar un estudio más grande en París para poder trabajar en una obra que le ocupó cinco semanas

Tras la exposición de París, el cuadro se convirtió en elemento de propaganda política e inició un viaje que le llevó a Escandinavia y después a Londres, donde en menos de un mes fue visitado por tres millones de personas y fue utilizado por los políticos como una "gran pancarta" de la lucha antifascista.

En su tercera gira, cruzó el Atlántico y llegó a Estados Unidos dentro de la campaña de ayuda a los refugiados españoles. La guerra civil acabó y el "Guernica" se quedó en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), donde permaneció durante cuarenta años.

La exposición dedica un amplio espacio a las negociaciones para su vuelta a España, y el contexto social y político que las rodearon, un proceso que empezó en 1977 y que no fructificó hasta cuatro años después, cuando apareció una documento que demostraba que había sido un encargo de la República y que Picasso había cobrado 150 000 francos (unos 85 000 euros actuales) por los gastos.
La obra fue descolgada y después de un complejo proceso de restauración, se expuso tras un cristal en el Casón del Buen Retiro del Museo del Prado, desde donde más tarde emprendería su último viaje a su hogar definitivo, el Reina Sofía.

Comentarios