pirineo

“A una persona con discapacidad, volar le permite no sentir las limitaciones del día a día”

El aeródromo de Santa Cilia es un referente de vuelo adaptado en España

vuelo discapacidad aeródromo Santa Cilia
Blanca con Luis Ferreira, director de Fly Pir, justo antes de volar

Las personas con discapacidad o movilidad reducida también pueden disfrutar de la experiencia de sobrevolar el Pirineo en un avión desde el aeródromo de Santa Cilia, ya que el aeroclub Nimbus cuenta con dos planeadores adaptados de vuelo a vela. La madrileña Blanca Morell, que va en silla de ruedas, ya ha probado esta experiencia por primera vez, quedando maravillada por el espectacular paisaje que ha podido contemplar desde el cielo y porque en un avión no se ha sentido limitada.

“Ha sido mi primer vuelo, me lo recomendó mi padre, ya que se sacó un curso cuando era joven y yo tenía pendiente hacer esta actividad”, explica. Su familia y ella suelen pasar unos días de vacaciones en la zona, y acudieron al aeródromo de Santa Cilia. “Paso por una situación complicada en mi vida y me apetece hacer cosas que antes no me había planteado y esta es una experiencia única”, asegura. Blanca voló en uno de los aviones adaptados del aeroclub Nimbus, acompañada de Luis Ferreira, director del aeródromo de Santa Cilia.

vuelo discapacidad aeródromo Santa Cilia
Blanca justo antes de subir al aeroplano

Volando “te sientes como un pájaro, podía tocar el cielo, se ve todo desde otra perspectiva y es increíble”. Además, el piloto “me dejó manejar el avión y fue precioso”. Blanca agradece la amabilidad que recibió en el aeródromo de Santa Cilia. Al ir en silla de ruedas “llegas a los sitios pensando si podrás acceder o hacer algo, pero en el aeródromo sin problema, es totalmente accesible”, subraya. Es una experiencia que recomienda sin dudarlo a las personas con discapacidad o movilidad reducida porque además es una manera de “no sentirte limitado”. “Por supuesto que lo recomiendo, sé lo que es tener una discapacidad y te sientes limitado en el día a día, pero hay cosas que a lo mejor piensas que no podrías hacer y se pueden hacer sin problema, como volar”, explica. “Cuando tienes un problema de este tipo, intentas hacer cosas, salir, para poder sentirte como una persona normal y esta experiencia fue preciosa”.

Gracias a los aviones adaptados, que se pueden manejar con las manos sin necesidad de utilizar las piernas, “cualquiera puede volar y una persona discapacitada lo puede hacer igual o mejor que una persona que no lo es, porque en este caso, no hay diferencias”.

A Blanca y a su familia les gusta mucho la montaña, de ahí que pasen sus vacaciones en el Pirineo, donde disfrutan al máximo y está segura de que volverá a volar. 

El aeródromo de Santa Cilia es referente de vuelo a vela adaptado en España, con dos aviones modernos a disposición de este colectivo y preparados específicamente para que también puedan disfrutar de una experiencia como esta. Uno de los dos aparatos está adaptado en los dos puestos de pilotaje, lo que permite que tanto el instructor o piloto, como el alumno o acompañante puedan ser personas con discapacidad física en los miembros inferiores o movilidad reducida. En todo el país hay otro aeródromo en Ocaña, otro en Igualada y un tercero de uso privado que ofrecen esta posibilidad. El aeródromo de Santa Cilia tiene convenios de colaboración con la ONCE, CADIS, ATADES y Fundación DFA. Las instalaciones del aeródromo, vinculadas a Turismo de Aragón y gestionadas por Fly-Pyr, están libres de barreras arquitectónicas.

Comentarios