sobrarbe

Adelpa exige que se modifiquen los planes de gestión de la Red Natura 2000 para que no afecten al desarrollo de los pueblos del Pirineo

La Comisión Ejecutiva de Adelpa valoraba la futura llegada de fondos europeos, “crucial para el futuro de los pequeños municipios

reunión ADELPA
Momento de la reunión de Adelpa.

La Asociación de Entidades Locales del Pirineo Aragonés exige la modificación de los planes de gestión de la Red Natura 2000 para que no afecten al desarrollo de los pueblos del Pirineo. La reforma de estos planes, la gestión de los fondos europeos o la búsqueda de soluciones ante los nuevos ataques del lobo era algunos de los temas tratados en su última comisión ejecutiva.

“Si queremos garantizar un futuro para nuestros pueblos, se deben limitar las afecciones que la Red Natura 2000 impone a los usos de nuestro territorio”. Pablo Castán, presidente de Adelpa, se mostraba contundente al hablar de la última modificación de estos planes de gestión, que en el caso del Pirineo aragonés afectan a un 50% de su superficie, pues tiene la máxima concentración de espacios protegidos de la comunidad. La asociación que integra a las entidades locales de la zona pirenaica en Aragón presentó alegaciones a este proyecto de Decreto, “encaminadas al desarrollo de los pueblos, pero ninguna de ellas se ha tenido en cuenta. Es más, los planes de gestión aprobados coartan toda posibilidad de progreso de nuestros pueblos” explicaba Castán.

La Comisión Ejecutiva de Adelpa valoraba la futura llegada de fondos europeos, “crucial para el futuro de los pequeños municipios, por lo que debe garantizarse su llegada al territorio. Es necesario que las administraciones locales puedan gestionarlo para hacer frente a la pérdida de población”. En este sentido, la asociación, en palabras de su presidente, reclama “que las cuatro comarcas pirenaicas estén consideradas, como cualquier otro territorio, dentro de los máximos parámetros de afección demográfica tanto en habitantes por kilómetro cuadrado como por envejecimiento poblacional”.

“Una vez más, la opinión de los habitantes del territorio no se ha tenido en cuenta” apuntaba el presidente de Adelpa, “y ha pasado también con el proyecto para declarar al lobo como especie de especial protección. Se debe escuchar y tener en cuenta la opinión, experiencia y conocimientos del territorio y de los afectados. Independientemente de las decisiones que se puedan adoptar, escuchados los expertos, también la gente del territorio debe aportar su experiencia en el tema”. La asociación presentará alegaciones al proyecto ministerial, que fecha en septiembre de este año el momento en que este animal dejará de ser especie cinegética.

Como recordaba Pablo Castán, Sobrarbe, Ribagorza, Jacetania y Alto Gállego están entre 3’5 y 10 habitantes por kilómetro cuadrado. Y si excluimos a las cabeceras comarcales, su densidad poblacional sería de 2’52 habitantes por kilómetro cuadrado en el caso de La Jacetania, 3’10 en Alto Gállego, 1’93 en Sobrarbe y 3’04 en La Ribagorza.

Así mismo, todos los representantes de las entidades presentes en la reunión mostraban su apoyo a la labor de dinamización del territorio que ejercen los Grupos Leader. Por ello, se pedía el mantenimiento de los seis que hay actualmente en la provincia de Huesca asi como la financiación con la que cuentan en la actualidad, sin que se recorte su presupuesto.