GRAUS

Alrededor de 40 personas celebran el primer año de Cap de Llauset

La celebración consistía en una excursión hasta el refugio y comida

Montanuy. Cap de Llauset. Primer año
Foto de familia de los participantes en la celebración

Un grupo de unas 40 personas subían, este sábado, al refugio Cap de Llauset, con motivo del primer año de inauguración. Participaban vecinos del municipio de Montanuy, representantes de clubes de montaña, guías de la zona, miembros de PRAMES, de la Federación Aragonesa de Montaña, el presidente de la Comarca, Marcel Iglesias, la alcaldesa del municipio, Esther Cereza, y el diputado provincial Francisco Mateo.

El lugar de encuentro era, a las 9h, el pueblo de Aneto para partir en vehículos particulares hasta la presa desde donde el grupo comenzaba a caminar. Una vez allí eran recibidos con un caldo caliente y un refresco, se realizaba una visita guiada a las instalaciones y tras la foto de familia, la comida de convivencia a base de un entrante, migas a la pastora, paella de carne, ensalada, costilla al horno, postre y café.

La primera fase de Cap de Llauset se inauguró en julio de 2016 y, dos años después, en septiembre de 2018, se dieron por finalizadas las obras de la segunda fase. Desde entonces, el refugio, ubicado a 2.425 metros, ofrece 86 plazas.

En su construcción, según diseño de los arquitectos Alejandro Royo y Ramón Solana, se usaron modernas técnicas para facilitar su capacidad de aislamiento y un menor consumo de energía. Las obras, que solo se pudieron realizar durante los periodos estivales, contaron con una novedosa técnica de montaje importada de construcciones similares en refugios de los Alpes, gracias a la cual los módulos llegaban ya prefabricados e in situ, en la obra, se realizaba solamente el montaje.

El refugio se estructura en torno a dos edificios, cada uno de dos plantas, además de un sótano. Cuenta con todos los equipamientos e instalaciones necesarias para la comodidad y descanso de los usuarios. Además, de estación meteorológica, abastecimiento de agua y helipuerto.

Comentarios