RIBAGORZA

Año Nuevo Tibetano, 2148 del Buey de Metal

En esta ocasión, la celebración se ha adaptado a la actual situación y no se han desarrollado actos abiertos al público

Graus. Panillo. Losar 21
Los actos de celebración del Losar se han desarrollado en el interior del templo

Los lamas y residentes del templo budista Dag Shang Kagyu de Panillo han celebrado, este viernes, el Día del Losar, dando la bienvenida, al año del Buey o Búfalo de Metal 2148 que según los lamas, va a ser un año caracterizado por la fuerza, para transformar y cambiar la actitud. Este año, las celebraciones también han estado condicionadas por la actual situación.

Nada ha tenido que ver este Día del Losar con el de anteriores ediciones, en las que a los lamas les acompañaban alrededor de 300 personas. Este año, las celebraciones al público se han suspendido y sólo han participado lamas y residentes.

Desde el inicio de la semana se han venido sucediendo rituales protectores y plegarias. La plegaria de aspiración, de este jueves y el Día del Losar se podían seguir a través de la página de facebook de Dag Shang Kagyu, reuniendo a amigos y simpatizantes de diferentes puntos de la geografía nacional e incluso internacional.

Las celebraciones del Losar se desarrollaban en el interior del templo, porque además llovía, y no faltaba el intercambio de catas, como buenos augurios, el desayuno tibetano y el ritual de Guru Rimpoche, junto a los cantos y plegarias interpretados por los lamas.

Lama Drubgyu animaba a quienes seguían la celebración a vivir con amor y confianza y a cambiar las malas actitudes para cambiar también el mundo.

La pandemia no sólo ha afectado a Dag Shang Kagyu en la celebración del Losar sino también en las enseñanzas, que se intentan mantener on line porque es lo que les permite sobrevivir, o el número de visitas que se ha reducido notablemente con motivo de las restricciones en la movilidad. La presidenta ponía como ejemplo, que se ha pasado de las 5.000 visitas del puente de El Pilar a apenas una decena los fines de semana.

En cuanto a los proyectos, el del albergue, se paralizó tras finalizar la primera fase, y se espera poder, al menos, habilitar la planta baja, la sala de yoga, para poder impartir cursos, y también disponer de una zona de cafetería para los visitantes.

Hace más de tres décadas que los lamas llegaron a la Ribagorza, y de este centro, dependen otros 10 ubicados en distintas ciudades españolas. En la actualidad, en el templo residen cinco lamas orientales y cuatro occidentales.