salud pública

Aragón plantea el pase a la fase 2 del medio rural

Considera que la normalización de la actividad puede producirse sin ningún riesgo ya a día de hoy en casi todo el territorio

Javier Lambán en la última videoconferencia de presidentes autonómicos
Javier Lambán en la última videoconferencia de presidentes autonómicos

El Gobierno de Aragón ha enviado su propuesta de desescalada al Ministerio de Sanidad en la que solicita que todo el territorio aragonés entre en fase 1 el próximo lunes 11 de mayo y determinadas comarcas -de acuerdo al cumplimiento de una serie de parámetros sanitarios, demográficos y de movilidad- lo hagan en fase 2. De esta forma, se anticiparía la normalización de la actividad en el medio rural, tal y como ha trasladado en numerosas ocasiones el Presidente de Aragón, Javier Lambán.

A partir de ahora, comenzará una negociación bilateral con el Ministerio –hasta el viernes- para concretar exactamente cómo se produce esa desescalada y en qué zonas se pudiera anticipar la fase 2. El planteamiento aragonés se articula en torno a la unidad territorial de las comarcas y no de las provincias, como plantea el Estado. Como ya hizo en su propuesta inicial para que las restricciones se redujeran en los municipios de menos de 5.000 habitantes, la DGA defiende que el medio rural se incorpore a la nueva normalidad antes, debido a sus condiciones especiales, y como una oportunidad para el Aragón despoblado. Hay que recordar que el 76% de los municipios ocupan el 73% del territorio aragonés y apenas agrupa al 12% por ciento de la población, con una tasa de 4,37 habitantes por km2.

La propuesta inicial de Aragón sobre la desescalada, que vinculaba las restricciones al tamaño de los municipios, revelaba que 14 de las 120 zonas básicas de salud no habían llegado desde que se inició la pandemia a 0,001 casos graves por 1.000 habitantes: Lafortunada (Barbastro), Aínsa (Barbastro), Mequinenza (Barbastro), Benabarre (Barbastro), Ayerbe (Huesca), Grañén (Huesca). Otras, como Binéfar, por los contagios en los mataderos, o Biescas, se podrían ver perjudicadas.

Por ello, aseguraba que la normalización de la actividad puede producirse sin ningún riesgo ya a día de hoy en casi todo el territorio, si bien ha planteado una alternativa a la unidad provincial basada en criterios demográficos y de incidencia del virus. Antes ha explicado que existe una dualidad entre Zaragoza capital (700.000 habitantes en un solo municipio) y el resto del territorio, con 730 municipios que reúnen una población total de 600.000 habitantes. Además, en cada provincia hay realidades económicas diferentes y existen zonas limítrofes (incluso con otras CCAA), con unidades de prestación de servicios y de tipo económico "claramente delimitadas".

"Planteamos el inicio de la normalidad en municipios de menos de 5.000 habitantes y vemos bien que este criterio se haya aplicado para establecer las franjas horarias en este tipo de municipios", pero al no ser aceptado por el Gobierno central como unidad para la desescalada, el Presidente de Aragón ha expuesto que existen otras fórmulas como articularlas a través de las zonas básicas de salud. A su juicio, son válidas analizando en cada una la incidencia de los últimos 14 días, acreditando varios criterios para ir avanzando en las siguientes fases de manera singularizada en cada una de ellas, de modo que empiecen la vuelta normalidad directamente desde la fase 2.

Comentarios