bienes religiosos 

CHA considera que ya no hay excusas para que todas las 111 piezas aragonesas vuelvan a casa

Su presidente, Joaquín Palacín, entiende que no hay marcha atrás en este proceso que se dilata en el tiempo

Joaquín Palacín
Joaquín Palacín, presidente de CHA / Economía

El presidente de CHA considera muy lamentable que el Museo de Lérida no haya cumplido la sentencia e hiciera entrega ayer, en el último día del plazo establecido, de solamente 23 piezas de las 111 que tiene que devolver, cuando saben que no caben más excusas para demorar la llegada de las 88 piezas pendientes, entre ellas 23 Bienes de Interés Cultural.

Joaquín Palacín, explica que “lo de ayer, por lamentable que pueda ser, no nos sorprende, pero lo importante es que no hay marcha atrás, serán dos, tres o cuatro, las semanas que tardarán en llegar el resto de piezas artísticas, pero después de tantos años de litigio, desde la ejecución del Decreto de límites de la Santa Sede el 17 de septiembre de 1995, estamos a punto de poder disfrutar de este patrimonio que nunca debió de salir de Aragón”.

“Es imprescindible no olvidar que el patrimonio aragonés que está fuera no se reduce a estas 111 piezas de las parroquias de las comarcas orientales, hay mucho más, una pequeña parte también se encuentra en el propio Museo Diocesano de Lleida, concretamente tres piezas de la Diócesis de Huesca, el retablo de Berbegal, la portada de la iglesia de El Tormillo y una pintura de San Pablo de Peralta de Alcofea, en el MNAC las pinturas murales del Monasterio de Sigena o un documento histórico de gran valor y trascendencia para nuestro país, el Vidal Mayor, la compilación de fueros de Aragón del siglo XIII, cuyo único manuscrito completo existente se encuentra en el Paul Getty Museum en Los Ángeles, por poner unos ejemplos”, ha concluido Joaquín Palacín.