monzón

Cierre de la semana cultural del Palomar con una andada al puente medieval del Cinca

Todavía se conservan restos de la infraestructura de más de cuatrocientos metros de longitud, que tenía veintiún arcos de 15 metros

Palomar
Inicio de la andada desde el local de la AA.VV. Miguel Servet / Andadas

La lluvia de las últimas horas caída en Monzón no arredraba a los vecinos del Palomar que respondían a la convocatoria de una andada popular al puente medieval del río Cinca en la mañana del domingo. Esta actividad servía para clausurar la semana cultural organizada por la AA.VV. Miguel Servet.

Ernesto Baringo, autor junto a su hijo del libro “Historia del puente de piedra sobre el río Cinca entre Monzón y Castejón del Puente", les hacía de guía. Baringo recoge en su publicación que todavía se conservan los restos de una importante construcción de piedra sobre el Cinca, que continúan impresionado por su magnitud. Se trataba de un puente de más de cuatrocientos metros de longitud, que tenía veintiún arcos de 15 metros de luz y que fue realizado con un método constructivo depurado.
Este puente, que estaba considerado como uno de los más importantes de la Corona de Aragón, tenía personalidad jurídica propia, y era gestionado por una hermandad llamada de San Salvador que atendía a los viajeros, cobraba por el paso, recibía donaciones y privilegios; y estaba encargada del buen funcionamiento y seguridad del puente.
La semana se iniciaba el pasado día 24 de abril con un taller de elaboración de “cupcakes”. Durante estos días se ha hablado de “Voluntades anticipadas” por Isabel Blasco, directora provincial de Sanidad; de las “ayudas energéticas, problemas bancarios” por Mercedes Álvaro Bosch, Técnico de Consumo de la Comarca del Cinca Medio, y se realizaba un “Taller práctico de Atención y Relajación” por Estela Pinilla, psicopedagoga y danzaterapeuta.
El sábado se programaba el taller de “degustación de rosquillas caseras (también sin gluten)”.

Comentarios