METEOROLOGÍA

¿Cómo afecta la 'lluvia de sangre' al manto nivoso?

La consecuencia más inmediata es la inestabilidad de la nieve nueva que caiga sobre esta capa 'roja'

Chía. Lluvia de barro
La sierra de Chía teñida de rojo tras la 'lluvia de barro' y unas horas después, de blanco tras el paso de una pequeña borrasca

La conocida como ‘lluvia de barro, de arena o de sangre’ que tiñó de ‘rojo’ buena parte de la provincia de Huesca el pasado sábado, tiene, para el manto nivoso otras consecuencias como son una mayor inestabilidad y una fusión más rápida, por lo cual, quienes en las próximas semanas o meses vayan a desarrollar actividad en la montaña (esquí o raqueta de nieve) deberán recordar que bajo las capas de nieve nueva que vayan cayendo, hay una de arena, y, por lo tanto, actuar con más precaución.

La ‘lluvia de barro’ no es un fenómeno extraño, de hecho, suela darse casi todos los años, lo llamativo, en esta ocasión, fue la cantidad de arena (más de 2/3 milímetros) que depositó y que, en algunos puntos del Pirineo, descargara sin precipitación, explica Chemary Carrera, guía de montaña,

RADIOONLINEINTERACTIVO

Las consecuencias del cambio que esta ‘arena’ deja en el manto nivoso son, a corto plazo, la inestabilidad. Carrera señala que esa capa de nieve más polvo del Sahara, que no desaparecerá hasta final de primavera, tiene una transformación diferente y, por lo tanto, la nieve que caiga encima va a ser más inestable.

Chemary Carrera, guía de montaña 

Otra consecuencia, más a largo plazo, será que, cuando esta capa quede expuesta, su fusión será mayor debido a cómo actúa la radiación del sol sobre una superficie ocre que tiene un ‘albedo’ inferior a una superficie, completamente, blanca como la nieve.

Chía. Lluvia de barro satélite
En la imagen se aprecia la evolución de la 'nube de polvo a su paso por la provincia de Huesca 

Los últimos fenómenos meteorológicos apuntan, dice, a una tendencia de episodios extremos que no se corresponden con la estación en la que estamos.

Chemary Carrera insiste, en ‘precaución y memoria’ para no olvidar esta ‘lluvia de sangre’ que ha llegado en pleno invierno por lo que, en los tres o cuatro meses, que quedan para realizar actividad de montaña, habrá que recordar que esta capa está debajo de la nieve que pueda caer.