educación 

¿Cómo una excursión puede convertirse en una gran experiencia de aprendizaje?

Alumnos del colegio Santa Ana de Huesca de excursión en San Juan de la Peña
Alumnos del colegio Santa Ana de Huesca de excursión en San Juan de la Peña

Las vivencias fuera del aula son uno de los recursos más enriquecedores de los que se dispone para conocer y comprender los contenidos teniendo el privilegio de contar con un entorno de valor incalculable en el que las Ciencias Naturales y Ciencias Sociales se pueden aprender con los 5 sentidos.

Dentro del programa educativo, “Aragón, Aula Natural”, el colegio Santa Ana de Huesca ha presentado un proyecto bajo el nombre “Naturaleza, Arte y Cultura en el corazón de la Jacetania” siendo el espacio natural protegido de San Juan de la Peña y Monte Oroel el centro de interés de estudio para los niños de 2º de Infantil, 1º, 2º, 5º y 6º de Primaria así como para 1º y 2º de Secundaria tratándose en cada nivel bloques de diferentes ramas científicas.

El viernes 11 de enero, los alumnos de 5º y 6º de Primaria inauguraron la puesta en marcha del proyecto con la salida al espacio natural dispuestos a demostrar sus conocimientos de la materia trabajados en el aula tanto en el proyecto “Un planeta verde” (las plantas) en 5º de Primaria como en el proyecto “Protegemos la naturaleza” (los ecosistemas) en 6º. Un equipo de educadores ambientales esperaba en Santa Cruz de la Serós para emprender el recorrido que empezaría en el Mirador de los Buitres situado a 1,5 km de la villa. Esta primera actividad les situaba en el espacio en el que se encontraban explicando los conceptos previos que describen el territorio, la riqueza de la biodiversidad que contiene, las características geológicas del relieve… hechos que justifican la denominación de este lugar como uno de los 18 espacios naturales protegidos en Aragón.

Con diferentes instrumentos de observación (prismáticos y catalejos) pudieron contemplar la envergadura de buitres leonados que planeaban sobre ellos aprendiendo cómo se desplazan en el aire gracias a las corrientes frías y calientes del mismo, a su vez, pudieron observar individuos jóvenes apreciando las diferencias morfológicas con los adultos y otras especies como el alimoche. Una oportunidad para conocer in situ las características de estos vertebrados que emocionaron a niños y maestros al comprobar por ellos mismos  la información que recogen los libros.

Tras esta parada el grupo continuó hasta el Monasterio Nuevo en el que se dividieron en grupos para observar directamente, escuchar, oler, tocar… sentir la majestuosidad del entorno. El paisaje natural y humanizado conviven en el espacio en el que la Historia de la Humanidad y la naturaleza son protagonistas. Diferentes rutas les llevaron hasta tres miradores (San Voto, Santa Teresa y Balcón de los Pirineos) descubriendo en el trayecto el clima excepcional del entorno en el cual confluyen el mediterrráneo de interior y el atlántico u oceánico, identificando las especies que habitan, su clasificación en los 5 reinos de los seres vivos, características fisiológicas… jugando con los sentidos para apreciarlas así como con lupas que aumentaban 10 veces la realidad de líquenes, hongos, hojas, cortezas… Destacar un instrumento muy valioso utilizado durante toda la jornada, el silencio fue una herramienta clave de la actividad ya que gracias a él la naturaleza sorprende con sonidos mágicos.

Tras un descanso para reponer fuerzas, se concluyó la sesión recopilando todo lo aprendido en esta incomparable Aula de la Naturaleza agradeciendo la atención de Selma, Adrián, Antonio y Ana Isabel por su dedicación, cariño y profesionalidad. La experiencia fue fabulosa para todos, llevándose en sus mochilas conocimientos y vivencias que no se aprenden con los libros.

Comentarios