educación

CSIF pide poder suspender la jornada escolar del viernes en algunas zonas ante el aviso de fuertes nevadas

La peor situación en Aragón se puede vivir en el Pirineo y en Teruel. Además, protestan por el frío que se ha vivido en las aulas en la vuelta a clase

Jaca nieve
CISF pide que se tenga en cuenta la dificultad para acudir a clase si la nevada es intensa


La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) pide al Departamento de Educación que valore suspender la jornada escolar del viernes en determinadas zonas de Aragón ante el aviso de fuertes nevadas (especialmente en la provincia de Teruel y en el Pirineo). Esta medida excepcional evitaría poner en riesgo a los alumnos y docentes en sus desplazamientos a los centros escolares. Además, denuncian las temperaturas gélidas que se han encontrado en muchos centros tras las vacaciones Navideñas.

CSIF solicita al Departamento de Educación que reaccione con celeridad y prudencia, en coordinación con la Agencia Estatal de Meteorología, para evitar riesgos. En otras comunidades autónomas se han tomado decisiones en este sentido. En Castilla La Mancha, la consejería de Educación ya avisó el martes de que se suspenden las clases en todos los centros educativos el viernes ante la previsión de fuertes nevadas.

Desde el sindicato también reclaman a Educación instrucciones y protocolos claros para los centros y profesores sobre cómo actuar en caso de fuertes nevadas. El año pasado tuvo lugar una fuerte nevada en enero, que colapsó la red de carreteras de parte de Aragón y obligó a cancelar muchas rutas escolares. Hubo profesores que no pudieron llegar a su centro de trabajo y otros que no pudieron regresar a sus casas.

Por ello, piden protocolos claros y que prime la seguridad de los alumnos y docentes. Creen que si un profesor no puede ir a trabajar por la situación meteorológica, la Administración debe actuar con compresión y flexibilidad, y no sancionarle.

Además, desde CSIF han denunciado las temperaturas gélidas que se han encontrado este jueves en muchos centros tras 15 días cerrados sin calefacción. No son condiciones adecuadas para trabajar y dar clase, además obligados a mantener las ventanas abiertas por el COVID.