salud pública

Días complicados en la Riosol donde la situación varía de un momento a otro

La mayoría siguen con síntomas leves y ocho se trasladaban al Hospital de Barbastro por un cuadro más complicado

Llegada de la UME a Riosol / Monzón
Llegada de la UME a Riosol hace una seman/ Monzón

Una vez que el número de nuevos contagios por la covid-19 en la residencia Riosol se detuvo en los 116 residentes de 130 y 19 trabajadores, ahora se encuentra en la fase más delicada ya que los infectados están acercándose al día 10, donde se inicia el descenso, así que como explicaba el alcalde de Monzón, Isaac Claver, no hay que bajar la guardia.

Claver infectados

Isaac Claver, alcalde de Monzón

Poco a poco, algunos de los residentes comienzan a moverse por las zonas seguras de la residencia, siguiendo los sectores que se marcaban con la Unidad Militar de Emergencia(UME), que el pasado domingo, colaboraron en las labores de desinfección y el establecimiento de itinerarios en la Riosol.
La mayor preocupación se centra en los ocho residentes que presentaban un cuadro más complicado y que se derivaron al Hospital de Barbastro para ser atendidos.

isaac estable

Isaac Claver, alcalde de Monzón

El alcalde resalta la colaboración con el Centro de Salud y Hospital de Barbastro a la hora de coordinarse ante el brote y agradece su esfuerzo en la contención, dejando a un internista en la residencia Riosol para atender a los pacientes las 24 horas del día.

Los momentos más delicados son las comunicaciones con los familiares ya que quieren saber como se encuentran sus mayores y en algún caso comunicarles el fallecimiento de alguno de ellos, hasta el momento cuatro.

El alcalde también muestra su apoyo a los trabajadores de la residencia en estos momentos tan duros por los que están pasando y destaca su profesionalidad y entrega.

Comentarios