educación

Dos profesores del Alto Aragón nominados al premio de mejor docente de España

Son José Antonio Julián, profesor del campus de Huesca, y Silvia Román, del Colegio Pedro I de Barbastro

Silvia Román y José Antonio Julián
Silvia Román y José Antonio Julián

José Antonio Julián, profesor de la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación del Campus de Huesca; y Alejandra Cortés, que imparte sus clases en la Facultad de Educación de Zaragoza, han sido seleccionados para el Premio Mejor Docente de España 2019, en su categoría universitaria. Junto a estos profesores de la Universidad de Zaragoza también ha sido propuesta para estos galardones, en su modalidad de Educación Primaria, la maestra de Barbastro Silvia Román, que actualmente trabaja en el colegio público Pedro I de la capital del Somontano.

La plataforma pedagógica Educa y la Fundación Abanca convocan estos premios. La selección de los candidatos se realiza a partir de los propuestos por el alumnado de los docentes o, en el caso de Educación Infantil y Primaria, por sus familiares. En esta edición se han recibido, señalan los organizadores, 1459 “nominaciones”, de las cuales, atendiendo a los criterios fijados por un comité de expertos ajenos a estas entidades, se han convertido en candidaturas formales aproximadamente un 10%, que son las que optarán a los premios de las distintas especialidades: Universidad, Secundaria y Bachillerato, Formación Profesional, Primaria, e Infantil.

José Antonio Julián, profesor de Didáctica de la Expresión Corporal, está estrechamente ligado al Campus de Huesca, donde estudió, y donde ha sido profesor en distintos periodos –también actualmente-; y al Campus de Teruel en el que también ha sido docente. Precisamente es un proyecto compartido entre los grados de Magisterio de ambas ciudades, EducaFísicaTe, el que, considera, le ha llevado a ser propuesto para este premio. Esta iniciativa, que lleva varios años desarrollándose, articula los contenidos formativos del profesorado en Educación Física en acciones compartidas por estudiantes de los dos campus –que las coordinan y desarrollan con total autonomía- , estrechamente vinculadas a centros educativos, y, sobre todo, destaca Julián, “muy pegadas a las competencias profesionales que luego tendrán que desarrollar en los colegios donde trabajen”.

EducaFísicaTe, proyecto que impulsa junto a otros profesores de ambas ciudades, sigue en marcha, recuerda. “Precisamente el próximo lunes estudiantes de Magisterio de Teruel compartirán en Huesca una nueva jornada de formación con sus compañeros de la capital altoaragonesa”.

Silvia Román Domínguez, también especialista en Educación Física, y también formada en facultades de los campus de Huesca y Zaragoza, fue propuesta por los padres y madres del Colegio Rural Agrupado ‘El Trebol’, de Binaced, donde impartía sus clases el curso pasado, para optar al premio a la mejor docente de Educación Primaria de España . Desarrollar unas clases basadas en una pedagogía activa, con una vertiente lúdica y creativa, e incluso “transgresora”, considera que puede ser la razón que ha hecho que fuese propuesta, y que luego haya sido seleccionada por los responsables del premio. Silvia Román, que imparte sus clases este curso en su ciudad natal, Barbastro, tras haber obtenido la plaza en las últimas oposiciones, ya obtuvo el Premio Medio Ambiente de Aragón 2016 por el proyecto ‘Guardianes de la Tierra’, que desarrolló en el colegio de Laspuña, perteneciente al CRA Cinca Cinqueta. En sus doce años de interina ha desarrollado su actividad docente en Monzón, Cantavieja o Calatayud, entre otras localidades de las tres provincias aragonesas.

Alejandra Cortés, que ya fue finalista de estos premios en 2018, quedando la tercera en la categoría de mejor docente universitaria de España, dirige el Máster en Educación Socioemocional para el desarrollo personal y profesional y el Máster Universitario de Aprendizaje a lo largo de la vida, además de laCátedra de Innovación Educativa ‘Juan de Lanuza’ de la Universidad de Zaragoza. Su filosofía, explica, se traduce en numerosos gestos: organizar la disposición de la clase para que sea participativa e inclusiva, mostrarse motivada e ilusionada, partir de las inquietudes del alumnado, tenerles en consideración, hacerles partícipes de los procesos, provocar emociones y pensamiento, estar disponible para que puedan mejorar, o dar una importante vertiente práctica a las clases.

Alejandra Cortés, que forma parte del equipo decanal de la Facultad de Educación, recibió en 2012 el Premio a la Innovación Educativa del Consejo Social de la universidad pública aragonesa.

Comentarios