opinión 

Ego Electoral 

Diego Guallart Gil
Candidato al congreso por Huesca, por Escaños en Blanco.

Si de algo van sobrados nuestros representantes políticos es de ego. Ese ego que nos ha llevado a la repetición de elecciones, porque lejos de ponerse de acuerdo, han preferido gastar innecesariamente más dinero de las arcas públicas, para hacernos creer que no votamos correctamente, todo envuelto en su especialidad decorativa, las cortinas de humo. Las nuevas tendencias hablan de la despoblación, con visillos independentistas, cuando la luz que nos ocultan tan solo es una: hemos tenido a 350 diputados y 266 senadores cobrando sus salarios, dietas,...para no hacer más que recortarnos la campaña electoral en una semana menos.¿ Acaso hay mucha diferencia entre la campaña y la precampaña?. Me queda la lástima de no haber sido elegido, para poder renunciar al escaño, y ahorrarle a la ciudadanía unos euros, y un culpable menos.

¿Por qué renunciaría a mi escaño?. Ya que nuestros políticos no legislan nada que les pueda perjudicar, no iban a hacer computable (traducible en escaños) el voto en blanco, no fuera a ser que los electores se enfadaran y los castigasen con él. Al menos Escaños en blanco da esa alternativa, como único punto en su programa. ¿Por qué no renuncian a presentarse de nuevo los candidatos actuales?. Por su ego sin honestidad. Si pasados seis meses, como si fuese un periodo de prueba para un contrato de un titulado, no han sido resolutivos, en cualquier empresa se prescindiría de ellos, pero en hasta para esto se fue previsor en la Constitución, por omisión. Quizás empiece a ser el momento de ir cambiando algunas cosas mínimas, para que verdaderamente el voto sea una forma de protestar, y no una excusa para mandarte la propaganda electoral.

Nada nos asegura encontrarnos en las misma situación dentro de seis meses, sin cambios, con las mismas caras y las misma prebendas. Pese a oir decir a la clase política que dedicarse a ella, les supone perder dinero al aparcar sus carreras profesionales ( muy dudoso cuando menos), lo único cierto que los perjudicados somos los electores, las arcas del país y la imagen que damos en el exterior: políticos feudales y votantes sumisos.

Comentarios