sucesos

El asesinato de Rokhaya rompe su proyecto de agrupar a sus hijos en España

Su hijo de 24 años había llegado a Italia con un contrato de trabajo pero ha sido deportado a Senegal antes de llegar a Monzón

Rokhaya
Diop, Bah y Amorós amigos de la víctima / Sucesos

Rokhaya estaba tramitando la llegada de su hijo de 24 años a Monzón para que le ayudara con los dos pequeños y ella tener más tiempo para poder trabajar. Este proyecto se truncaba el pasado domingo cuando era asesinada por su ex pareja en su domicilio. Un grupo de amigos estaban dispuestos a terminar lo que no pudo “Daba”(Rokhaya) ya que conocían que su hijo había conseguido llegar a Italia, pero este lunes se llevaban un “mazazo” al conocer que lo habían deportado, a través de sus familiares, como explicaba José Antonio Amorós, vecino de Cofita para quien Rohkaya  trabajaba en labores domésticas.

Rokhaya 1

José Antonio Amorós, amigo de Rokhaya

Rokhaya había explicado a sus allegados, entre los que se encuentra Mariétou Bah, que su hijo (hermanastro de sus dos pequeños) había conseguido entrar en Italia con un contrato y que para enero esperaba reencontrarse con él.
Bah explicaba que “Daba”, como así la llamaban sus amigos, era una mujer muy luchadora y que siempre le daba buenos consejos.

Rokhaya

Mariétou Bah, amiga de Rokhaya

La amiga condena y muestra su repulsa ante este asesinato y pide que todo el que pueda acuda a la Plaza Mayor a despedir a Rokhaya. Además, pide ayuda para que los pequeños superen el trauma de ver el asesinato de su madre.
Ahora el esfuerzo de sus amigos es conseguir repatriar el cadáver a Senegal para que pueda descansar en su tierra. Ibrahima Diop, presidente de los senegaleses, en Monzón señala que van a pedir ayuda y colaboración para conseguir que cuanto antes lo puedan conseguir.

Rokhaya 3

Ibrahima Diop, amigo de Rokhaya

Por supuesto, también mostraba su condena por este asesinato que ha conmocionado a su comunidad. Con respecto de Rokhaya decía que estuvo trabajando con ella el campo y que le sorprendió la fuerza con lo que lo hacía y , sobretodo, su buen humor, a pesar de la dureza de la labor que realizaban.

Este lunes, como ya se daba a conocer, llegaban a Monzón un hermano, un primo y un sobrino de la víctima para conocer la situación de Rokhaya para poderla repatriar y la de sus hijos.
Según explicaba Amorós en la tarde de este lunes pudieron ver a los pequeños de 8 y 4 años, tras lo que abandonaban Monzón para regresar el miércoles para resolver los temas que tienen abiertos, entre ellos, el hacerse cargo de los niños.

Amorós explicaba que conocía a Rohkaya a través de un hombre de Malí que se la recomendaba para hacer labores en su casa, ya que su madre se había hecho mayor y necesitaba ayuda, así que los fines de semana acudía a Cofita. A partir de allí comenzó una amistad y unas ganas de ayudarla, que se han visto truncadas el pasado domingo.

Comentarios