turismo

El castillo de Monzón retoma su ambientación histórica

Después del año nuevo, los  recreadores vuelven a la fortaleza templaria hasta el día 4  de enero

Castillo
Una de las recreaciones que se pueden ver estos días / sociedad

Tras el parón del año nuevo, las principales estancias del Castillo de Monzón vuelven a la vida hasta el día 4 de enero gracias a la decoración y ambientación histórica que, junto a la presencia de una quincena de recreadores, traslada a los visitantes varios siglos atrás para conocer como se vivía dentro de los muros de la fortaleza.
Mobiliario de época medieval, tapices, armas, tiendas, armaduras… engalanarán la capilla, la torre de Jaime I, los dormitorios, el refectorio o el patio de armas, entre otras estancias, convirtiendo la fortaleza en un gran museo por el que pasear mientras se conversa con los recreadores que, en mayor número los fines de semana, harán vida en el castillo montisonense.
Organizada por la Concejalía de Turismo y Promoción Exterior, con la colaboración de HPlab, Héroes Legendarios y la Diputación Provincial de Huesca, esta acción pretende “dar vida al castillo, atrayendo durante estas vacaciones navideñas a familias de toda la provincia, como permite el confinamiento actual, para ver cómo era la vida en el castillo de Monzón”, afirmaba el concejal de Turismo y Promoción Exterior del Ayuntamiento de Monzón, Jesús Guerrero.
El gerente de HP Lab, Darío Español, explicaba que, a diferencia de la ambientación que se colocó para la recreación de la encomienda del mes de octubre, en esta ocasión no se centrarán en una época concreta sino que apuestan por “tratar de explicar la historia del castillo. Habrá un par de armaduras del siglo XV que estarán diferencias y permitirán que la gente vea que el castillo también tuvo esplendor en otras épocas. Una serie de elementos que permitan museizar el castillo, explicando a los visitantes lo que están viendo. La idea es convertir el castillo en un museo viviente siempre desde la fidelidad histórica máxima”.
Hasta el día 4 de enero se puede visitar de 10 a 14 horas y de 15 a 17.30 horas. El precio de la entrada es el habitual, 3,5 euros.
El aforo estará limitado y los visitantes deberán observar en todo momento las medidas sanitarias, utilizando mascarilla y gel hidroalcohólico.