igualdad

El Cinca Medio condena todo tipo de violencias machistas en el marco del 25N

Comarca del Cinca Medio, Ayuntamiento de Monzón y el Colectivo de Mujeres Progresistas Clara Campoamor se han unido en la celebración de este acto.

25N - Monzón
25N - Monzón

La plaza Europa de Monzón, lugar en el que se encuentra el monolito en memoria de Rockaya, acogía este jueves la celebración del 25N, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, en el que participaban representantes de Comarca del Cinca Medio, Ayuntamiento de Monzón y el Colectivo de Mujeres Progresistas Clara Campoamor.

Coincidiendo con esta jornada, el ente supramunicipal, a través del área de servicios sociales, llevaba a cabo la campaña titulada “Si te hace daño no te merece”, en la que se incluía una impactante imagen, realizada por el diseñador montisonense Toño Isla. El objetivo: sensibilizar a los vecinos sobre los asesinatos que vemos a diario.

Como novedad este año, desde Comarca se ha contado con todos los núcleos de población para hacerles partícipes de esta campaña. Se ha contado no solo con todos los ayuntamientos, sino con asociaciones, colegios, centros de secundaria, etc, y la respuesta ha sido muy positiva. Durante el acto, se escenificaba un cementerio con la colocación de cruces, simbolizando a las víctimas con frases alusivas a los micromachismos.

En el caso de Monzón, abría el acto la concejal de Políticas de Igualdad, Marta Montaner, que leía un relato escrito por una escolar. A continuación, la directora del área de Servicios Sociales de Comarca del Cinca Medio, Yolanda Encinas, daba lectura a un manifiesto, para, posteriormente, tomar la palabra la presidenta del Colectivo de Mujeres Clara Campoamor, María Susín, y sus compañeras del colectivo y de comarca, que nombraban a cada una de las 37 mujeres que ha sido asesinadas en lo que va de año.

Tras una intervención del alcalde, Isaac Claver, condenando todo tipo de violencias machistas, dos alumnos del conservatorio interpretaban una pieza musical. La entrega de flores al monolito a Rockaya, la plantación de nuevos ejemplares en el conocido como jardín de la memoria y el reparto de pensamientos a los asistentes ponían fin al acto.