día internacional del Niño 

El Consejo de la Infancia y Adolescencia de Barbastro ofrece en el pleno su "Mirada sobre la pandemia de la covid-19"

El Pleno del Consejo de la Infancia y Adolescencia de Barbastro cierra los actos celebrados en Barbastro con motivo del Día Universal del Niño

pleno Infancia y Adolescencia Barbastro
Imagen del pleno telemático de Infancia y Adolescencia de Barbastro.

La lectura de un manifiesto, en el que los integrantes del Consejo de la Infancia y Adolescencia de Barbastro han compartido cómo se han sentido ante la pandemia de la covid-19, fue el punto más destacado del pleno de la Infancia y Adolescencia de Barbastro que ayer se celebró de forma virtual, por primera vez en su historia y dadas las circunstancias de pandemia sanitaria.

En una sesión, celebrada en formato telemático con la participación de un buen número, aunque no la totalidad de los consejeros, los miembros del Consejo compartieron con los representantes de los grupos municipales del Ayuntamiento de Barbastro y con Gloria Menal, representante de Unicef en Huesca, su experiencia e impresiones de lo que han vivido durante los últimos meses.

Anuncio Huesca Televisión
Anuncio Huesca Televisión

En un manifiesto, que han trabajado en dos sesiones previas también vía online, los jóvenes consejeros han reconocido que en este tiempo "hemos aprendido a apreciar más lo que tenemos y los pequeños momentos", además de "a valorar los abrazos de familia y amigos".
Reconocen que, entre otras, algunas de las cosas que más les ha costado durante el confinamiento fue "aprender, estudiar y sentirnos agobiados por los deberes; a algunos nos ha costado volver al colegio y hacer los exámenes, exámenes oline, también tener que cancelar viajes o tener que limitar las salidas y no salir a la naturaleza. Nos ha costado aguantar las mascarillas, sobre todo en verano, no poder entrenar y la falta de abrazos a amigos y amigas".

Asimismo, no les ha gustado "no poder estar con los abuelos, la preocupación que hay que tener siempre y llevar mascarillas, el sufrimiento de las personas. No poder a mis familiares para que no se contagien, no poder dar besos ni abrazos. Que haya un virus que nos puede matar o que podemos perder a seres queridos. No podemos quedar un grupo grande de amigos, no poder estar en contacto sin mascarillas con mis amig@s. Que las personas fallezcan y no poder hacer vida como antes, el toque de queda".

Y durante este tiempo de pandemia, "hemos echado mucho de menos a nuestra amigas y amigos. Nos aburríamos, porque era siempre lo mismo: levantar, deberes, comer, un rato de charla con los amigos, 'a veces no podía hablar con los amigos de tantos deberes que tenía'". Han podido comprobar "que ha habido situaciones difíciles en las casas: algunas familias no tenían wifi y no podían estar bien en su casa para hacer los deberes o conectarse. Algunas familias tenían problemas para ir a trabajar y no tener con quién dejar a sus hij@s pequeños. Si los padres no han tenido la suerte de estudiar no les pueden explicar los deberes a sus hijos...".

Algunas cosas sí les han gustado. Por ejemplo, según destacan, "podíamos pasar más tiempo con la familia y jugar a juegos de mesa, play, ver películas, trasnochar y no madrugar, y tener más relax", además de "dedicarle tiempo a las cosas que nos gustaban, como jugar con amigos y hablar con ellos a todas horas".

En sus reflexiones, los miembros del Consejo de la Infancia y Adolescencia de Barbastro consideran que en Barbastro durante la pandemia "los colegios e institutos lo hacen bien, son sitios protegidos con ventilación y mascarillas; los profesores, en general, están muy pendientes de que se respeten todas las normas de seguridad en espacios cerrados". También consideran que "el uso de la mascarilla se hace bien, ya que casi todo el mundo la lleva y respeta la distancia", y destacan "el trabajo de los sanitarios".

Sin embargo, también consideran que hay otras cosas que no se están haciendo bien. Así, "algunos no se ponen la mascarilla y cuando ven a la policía se la ponen rápido; llevar la mascarilla de cubre papadas o por debajo de la nariz; juntarse más de seis personas; dejar abrir los bares y no hay mucha vigilancia por la calle por las mascarillas; no se debería quedar con los amigos y mucha gente queda; hay mucha gente que no cumple las normas...". Y creen que, entre otras medidas, "se podría solucionar si todo el mundo colaborara con la mascarilla, aunque también algunos pensamos que nada se puede hacer, que es solo la consciencia de la gente".

En opinión de los miembros del Consejo, lo que mejor están haciendo los chicos y chicas de Barbastro es "que usamos las mascarillas, nos desinfectamos bien y mantenemos las distancias. Hemos hecho una buena adaptación a la nueva situación. Respectamos las normas, somos precavidos, no quedamos en grupos grandes, hemos mejorado al valorar lo que tenemos, la libertad de salir a la calle. En el colegio noto que no nos mezclamos entre grupos. Respetamos las normas que impone Sanidad". Además, los integrantes del Consejo grabaron unos vídeos con recomendaciones sobre las medidas de prevención.

No obstante, en su Manifiesto también han hecho un resumen de las acciones realizadas por el Consejo de la Infancia y Adolescencia durante los dos últimos años, destacando lo que más les ha gustado hacer durante este tiempo. Y, entre esos puntos, han incidido en aspectos como: "representar a mi clase y poder decirle al Ayuntamiento las cosas que opinamos los chicos y chicas de Barbastro"; "dar ideas de cómo mejorar el medio ambiente"; "los talleres de medio ambiente y poder hablar con el alcalde sobre las cosas que nos preocupan"...

Este lunes, 23 de noviembre, tenía lugar el pleno de la Infancia y Adolescencia que, por primera vez en su historia y dadas las circunstancias, se celebrará de forma virtual.

Para preparar su participación en dicho pleno, al que también asistían representantes de los grupos municipales, los miembros del Consejo de la Infancia y Adolescencia han realizado dos talleres durante las últimas semanas, ambos por vías telemáticas. En la primera de esas sesiones, los consejeros asistentes abordaron su visión ante la situación de la covid-19 y cómo se han sentido ante ella. La segunda sesión se centró en las aportaciones para el próximo pleno, así como en el trabajo y evaluación de su paso por el consejo.

Lo abordado en ambos talleres tendrá su reflejo en el pleno de este lunes, con un orden del día de siete puntos. Entre ellos está la lectura de un manifiesto elaborado por los miembros del Consejo Municipal de Infancia y Adolescencia, así como las propuestas que han trabajado. Además, también se informará de la renovación del Consejo que, dada la pandemia sanitaria que vivimos, se retrasa al primer trimestre de 2021.

Día Universal del Niño

El pleno del Consejo de la Infancia y Adolescencia de Barbastro de ayer supuso el colofón a la celebración del Día Universal del Niño en Barbastro, una efemérides en torno a la que se han organizado varias actividades durante las últimas semanas. Es el caso de los dos talleres, ambos virtuales, en los que participaron los miembros del Consejo de la Infancia y Adolescencia. En la primera de esas sesiones, los consejeros asistentes abordaron su visión ante la situación de la Covid-19 y cómo se han sentido ante ella. La segunda sesión se centró en las aportaciones para el próximo pleno, así como en el trabajo y evaluación de su paso por el consejo.

Además, el 16 de noviembre se constituyó la Mesa de la Infancia, como órgano de coordinación interna para el seguimiento del II Plan de Infancia y Adolescencia de Barbastro y planes posteriores. Presidida por el concejal de Educación, Luis Domínguez, en ella están un representante por cada grupo político, así como un técnico de las diferentes áreas municipales que desarrollen políticas en materia de infancia y adolescencia.

Y el 20 de noviembre, para celebrar el Día Universal del Niño, la fachada del Ayuntamiento de Barbastro se iluminó de azul para destacar el compromiso de la ciudad con los Derechos de la Infancia y Adolescencia. Ese compromiso es, si cabe, más fuerte desde 2014, año en el que Barbastro fue la primera ciudad de Aragón en conseguir el sello de reconocimiento de “Ciudades Amigas de la Infancia”, que también poseen todos los colegios de la ciudad así como el Hospital de Barbastro.

Comentarios