NIEVE

La DGA respalda un proyecto renovado en Castanesa que minimice el impacto ambiental

Para ello Aramón plantea  no ejecutar 3 de los 5 sectores previstos en el proyecto o revisar las actuaciones pendientes en el de Castanesa

Montanuy. Castanesa agosto 20
Las obras han continuado este verano en Castanesa

El Consejo de Gobierno ha mostrado, en la sesión de este lunes, su conformidad con la serie de propuestas de Aramón que contribuirán a reducir y minimizar sustancialmente los impactos del Proyecto de Interés General de Castanesa (PIGA), sin renunciar a esta iniciativa como motor económico y de desarrollo de los valles de Benasque y Castanesa. Las citadas propuestas se trasladarán al próximo consejo de administración de Aramón, que es el que puede adoptar, en su caso, las decisiones oportunas.

En el Consejo de Gobierno se han analizado las líneas generales de una posible modificación del Proyecto de Interés General de Aragón que permitiría, siempre mediando acuerdo de los dos socios de Aramón, limitar muy notablemente los impactos territoriales y ambientales iniciales que la ejecución de la totalidad del proyecto inicial produciría, manteniendo su utilidad para los valles de Benasque y Castanesa, como foco de desarrollo, tal cual demandan todas las administraciones del territorio afectado.

El Proyecto de Interés General de Castanesa cuenta con cinco sectores esquiables, Castanesa, Ardonés, Aneto, Isábena y Urmella. El sector de Castanesa, definitivamente aprobado y actualmente en ejecución, cuenta con evaluación de impacto ambiental favorable. Es este sector el que constituye ampliación lógica y territorialmente sostenible, como demuestra la evaluación de impacto ambiental, de la estación de esquí de Cerler. La propuesta analizada en Consejo de Gobierno plantea la posibilidad de que se renuncie definitivamente a la ejecución de los sectores suspendidos de Aneto, Urmella e Isábena, porque no se ha iniciado ni aprobado en relación con los mismos la pertinente evaluación de impacto ambiental. Esto supondría que un 60% del proyecto inicial no será ejecutado.

El sector de Ardonés, en cambio, también suspendido por no contar con evaluación de impacto ambiental, se mantendría en la propuesta analizada en esa misma situación dado que ha sido históricamente una reivindicación del valle de Benasque. Por ello, en su momento, y con objeto igualmente de preservar cualesquiera valores en presencia analizando su posible uso para la práctica del esquí, podrá afrontarse su evaluación de impacto ambiental con objeto de verificar su posible viabilidad. Este 20% del proyecto inicial, por tanto, queda sujeto a la evaluación de impacto ambiental que habrá de realizarse en el futuro.

Además, continuaría la ejecución del sector Castanesa, un 20% del proyecto inicial, modificando las previsiones iniciales en la cota 1700, eliminando la telecabina planificada inicialmente y el gran edificio proyectado por Foster, optando por una zona de servicio de mínimo impacto homologable a cualquiera de los frentes de nieve habituales en todas las estaciones de Aragón, existentes incluso en cotas más elevadas. Complementariamente, en la propuesta de la que ha tomado conocimiento el Consejo de Gobierno se propone revisar las actuaciones pendientes del sector Castanesa para optimizar todavía más, si es posible, la compatibilidad ambiental.
Todas las medidas de Aramón respaldadas por el Consejo buscan reducir al máximo los impactos del Proyecto de Interés General de Castanesa, teniendo en cuenta la voluntad reiteradamente manifestada por los agentes y administraciones del territorio, de que sea motor económico y de desarrollo de los valles de Benasque y Castanesa.