sociedad

El Govern no acepta la decisión judicial de paralizar el confinamiento de Lérida y prepara un decreto ley

El ejecutivo central descarta decretar un estado de alarma excepcional para Lérida capital y los siete municipios que iban a confinarse

Lérida
Imagen de Lérida capital, ciudad que podría quedar confinar por completo si se aprueba el decreto-ley que lo regule

Tras los últimos casos detectados en Cataluña en las últimas 24 horas, casi 800 y en su mayoría en el Segrià y alrededores, la Generalitat ha intentado confinar por completo a Lérida capital y otros siete municipios limítrofes a la provincia de Huesca, en concreto al Bajo Cinca. Pero la justicia ha paralizado la medida al entender que solo el gobierno central tiene competencias para tomar una decisión que conculca derechos fundamentales, como el de la movilidad o el de reunión. De esta forma, solo podrá decretar dichas medidas si la Generalitat solicita a Moncloa decretar el estado de alarma de forma excepcional en Lleida, algo que desde el propio gobierno central han rechazado. Pedro Sánchez cree que la comunidad cuenta con otros medios para combatir los rebrotes, y anuncia un plan coordinado con otras comunidades para hacerles frente. 

Una medida que la Generalitat de Cataluña no acepta. Su presidente, Quim Torra, anunciaba tras la decisión de la Justicia que no se quedarán de brazos cruzados y aprobarán un decreto-ley para confinar Lérida y el Segrià. "No podemos entender que puedan haber obstáculos burocráticos cuando se toman decisiones por la salud de las personas", argumentaba el presidente.

La medida iba a entrar en vigor desde las 00:00 de este lunes, y era similar a la planteada durante la fase 1 de la desescalada: establecía que solo permanecerían en actividad los servicios esenciales, de forma que toda la ciudadanía leridana de las zonas citadas deberían permanecer en sus casas. Sí se permitía, y se sigue permitiendo, circular a los vehículos por autovías y autopistas de la región con origen y destino fuera del Segrià.

La zona oriental de la provincia de Huesca, en especial buena parte del Bajo Cinca, Cinca Medio y la Litera, siguen con preocupación el desarrollo de la pandemia en la provincia de Lérida y la gestión hospitalaria de la misma, ya que las comarcas altoaragonesas tienen derecho a ser atendidas en el hospital Arnau Vilanova de Lleida, donde hasta el momento hay 61 pacientes ingresados con coronavirus.

Comentarios