mujer

El Monzón de la diversidad se une por la igualdad

Doce mujeres de colectivos de la ciudad sumaban  sus voces para leer el manifiesto final

LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón
LA MANIFESTACIÓN CONCLUÍA CON LA LECTURA DE UN MANIFIESTO / Monzón

El Colectivo Feminista del Cinca Medio y el Colectivo de Mujeres Progresistas “Clara Campoamor” conseguían reunir a cientos de montisonenses en la manifestación del 8 M , que partía desde el Conservatorio Profesional de Música hasta la Plaza Mayor donde se leía un manifiesto en el que se proclamaba que nadie sobra en la lucha por la igualdad.

La organización daba una imagen de la diversidad de la sociedad montisonense, ya que doce mujeres de otras tantas asociaciones unían sus voces en único texto reivindicativo.

MANIFIESTO

El 8M recordamos a todas las mujeres valientes del mundo que nos abrieron camino, a las sufragistas que consiguieron el derecho al voto, a las obreras del textil que lucharon por un trabajo digno, a la generación de mayo del 68 que nos descubrieron una sexualidad libre, a las mujeres que dieron su vida para que no fuéramos ciudadanas de segunda clase durante el franquismo… y a todas las mujeres que han ayudado a construir el discurso feminista, el de la igualdad como pilar básico en las democracias.

A lo largo de la historia (En estos dos últimos siglos…) las mujeres hemos ganado (conseguido) derechos día a día y los hemos consolidado en cada ola del feminismo, y en esta cuarta ola, como en las anteriores, hay resistencias, están quienes pretenden que demos un paso atrás, que volvamos al pasado, piensan que siempre ha sido así y no hay motivo para evolucionar.
Esta tarde les decimos claro y alto, que NO, que seguimos y seguiremos luchando contra las desigualdades para conseguir una sociedad más justa e igualitaria en la que mujeres y hombres vivamos mejor…..

Y en esta lucha estamos muchas…. jóvenes y mayores, mujeres con discapacidad física y psíquica, con diversidad sexual, rurales y urbanas, payas, gitanas, migradas, y TAMBIÉN, somos las que no están, las que han sido asesinadas, las que visibilizamos en cada concentración en la Plaza Mayor.
Todas compartimos la lucha por los derechos de cada una de nosotras y de todas, y todas juntas, las que estamos aquí y las que no pueden estar decimos

¡¡NI UN PASO ATRÁS!!

Sabemos las mujeres… que estamos atravesadas por desigualdades y precariedades que nos sitúan en lugares muy diversos frente al patriarcado

Vivimos existencias diversas que vienen modeladas por la procedencia, la clase, la edad, la orientación sexual, la identidad de género, la adecuación a los cánones de belleza actuales, la funcionalidad a tenor de las convenciones psiquiátricas, la tenencia de documentos que acrediten nuestra situación regular en el país, nuestra capacidad para movernos libremente por el espacio urbano, el tamaño y calidad de nuestro círculo de apoyo y nuestra situación a la hora de conocer, comprender y acceder a los recursos que se nos ofrecen

Este 8 de marzo, estamos forjando una alianza para defender y reclamar el poder colectivo de las mujeres, para defender nuestros derechos, nuestros cuerpos, nuestra libertad… Las mujeres y el feminismo somos imprescindibles para el cambio social y cultural que una sociedad más igualitaria requiere.

Estamos aquí para poner en valor el trabajo de cuidados que hacemos mayoritariamente las mujeres, porque es esencial para la sociedad y debe ponerse en el centro de la vida, sin ellos los menores no podrían acudir a la escuela y los mayores a sus empleos.
El 55% de la carga de trabajo que se produce en España es no retribuida, la hacemos gratuitamente las mujeres, pero solo son datos estadísticos porque los derechos sociales de la ciudadanía se asocian al trabajo remunerado, dejando fuera a muchas mujeres que se dedican a cuidar a sus familias.
Queremos compartir este trabajo de cuidados, queremos que sea asumido corresponsablemente entre hombres y mujeres para que podamos tener derechos sociales.
Y para revalorizar esos cuidados, es necesario poner en marcha sin excusas licencias iguales y paritarias, servicios públicos de calidad, pero también modelos donde el empleo se reparta y las actividades dejen de ser propias de alguno de los sexos.

Estamos aquí para exigir mejores pensiones de viudedad, porque los trabajos de cuidados gratuitos crean situaciones tan lamentables como las que padecemos mujeres mayores que después de habernos pasado la vida trabajando para toda la familia tenemos que sobrevivir con una triste pensión no contributiva porque hemos sido consideradas población inactiva. Para nosotras pedimos la cotitularidad de las pensiones y que el tiempo dedicado a tareas de cuidado sea reconocido en el cálculo de las pensiones.

Estamos aquí para lograr una igualdad real en el mundo laboral
Porque sufrimos una brecha salarial del 27% que incide especialmente en las mujeres mayores de 45 años
Porque el hecho de ser mujer nos precariza y la maternidad nos penaliza
Porque las excedencias y jornadas a tiempo parcial por cuidado de familiares nos crean un techo de cristal para acceder a puestos de responsabilidad y mejores trabajos.
Porque, a pesar de haber más mujeres estudiantes que hombres, en el mundo laboral, incluido el de la investigación, las mujeres están ínfimamente representadas.

Estamos aquí para erradicar las dobles jornadas que nos obligan en muchas ocasiones a optar por empleos de jornada a tiempo parcial, con todo lo que ello significa para nuestra independencia económica y el futuro de nuestras pensiones.


Estamos aquí para dignificar el empleo doméstico y de los cuidados, un trabajo invisibilizado pero imprescindible para el funcionamiento del hogar. Y para que se ratifique el convenio 189 de la OIT que lo regula.

Estamos aquí para conseguir un empleo justo, porque el paro y la pobreza tienen género y es femenino. La precariedad que afecta a las mujeres, se agrava por tener más edad, ser migrante, por su diversidad sexual, por la raza o por su diversidad funcional.

Estamos aquí, codo con codo con las mujeres con discapacidad física y psíquica, porque sufren doblemente la desigualdad por su condición de mujer y de discapacitadas, y porque sufren mayor porcentaje de violencias…
Las mujeres con discapacidad queremos disfrutar de los mismos derechos y oportunidades que el resto de la población, por ello reclamamos una mayor visibilidad, y un esfuerzo de la sociedad para comprender y ayudar a superar todas las barreras que sufrimos.

Estamos aquí con las mujeres migrantes, porque nos reconocemos diversas y no distinguimos entre nosotras y las otras, para que en nuestra sociedad cesen la criminalización y el racismo.
Nosotras, las mujeres migrantes, que hemos llegado aquí en busca de unas mejores condiciones de vida y que trabajamos…. Queremos que se nos reconozca la aportación económica, social y cultural que hacemos en esta sociedad y que nuestra voz sea escuchada.
Queremos denunciar las condiciones de explotación y esclavitud de las mujeres en todo el mundo, que trabajan en condiciones de explotación, y construir estrategias de consumo alternativas que ayudan a crear un mundo social y laboralmente más justo, más respetuoso con el medio ambiente y con la vida de las personas. Tenemos un papel primordial en el sostenimiento de la vida, en la lucha contra el cambio climático y en la preservación de la biodiversidad. Clamamos bien fuerte contra el neoliberalismo salvaje que se impone como pensamiento único a nivel mundial, que destroza nuestro planeta y nuestras vidas.

No podemos dar la espalda a los solicitantes de asilo que estos días se encuentran en las Islas Griegas en una situación crítica, inhumana e insostenible, ante la pasividad y colaboración de la comunidad internacional. Esto una vez más expone peligrosamente a las mujeres, que continúan en su condición de colectivo vulnerable.

Hoy gritamos también por las que fueron expulsadas por la guerra, repudiadas por ser mujeres y agredidas una y mil veces. Que nuestra voz sea también la suya. Reivindiquemos sus derechos, exijamos a la UE que tome la responsabilidad que le corresponde, que establezca medidas de descongestión urgente de las islas y de acogida digna. Exigimos a la UE que respete y defienda los derechos de las mujeres.


Estamos aquí para conseguir una sociedad más igualitaria, exigimos una educación pública, laica y de calidad que fomente la inclusividad y los valores del feminismo, que asegure una educación afectivo sexual para nuestros jóvenes, porque no podemos dejar la educación sexual en manos de la pornografía, que denigra y humilla a las mujeres.
Exigimos una formación emancipadora para todos los seres humanos, una educación que no invisibilice a las mujeres.


¡¡NI UNA MENOS!!

La cuarta ola del feminismo ha hecho de la violencia machista el eje de su lucha. Porque hermana, te siento, te entiendo y te creo. No necesito que un juez me diga que podemos creerte, no me hace falta que te suicides o que te asesinen para creerte. Yo te creo. Te creo a ti y a tu dolor que siento como si fuera mío. Olvídate de lo demás, la revolución tiene un nombre, y es de mujer.

Y nosotras estamos aquí para decir basta ya a las violencias machistas, porque:
Queremos ser dueñas de nuestros cuerpos y nuestras vidas.
Queremos que se garanticen los derechos sexuales y reproductivos de todas las mujeres.
Queremos derribar los obstáculos que nos encontramos para decidir sobre nuestra maternidad
Queremos una mayor protección para las mujeres, porque es insuficiente para quienes denuncian agresiones.
Queremos ser libres en los espacios públicos, no valientes, porque la noche y la calle también son nuestras
Basta de violentar nuestros cuerpos, de una alianza criminal entre el patriarcado y el capital, que nos quiere empobrecidas, que seamos dóciles, calladas y sumisas, y que pone precio a los cuerpos de las mujeres.

Y exigimos políticas de estado contra todas las violencias machistas que sufrimos las mujeres por el hecho de serlo, con recursos suficientes para desarrollarlas.

Estamos en esta manifestación del 8M, junto a millones de mujeres que saldrán a la calle en todo el mundo, para reivindicar el espacio que nos corresponde social y políticamente. Nos lo debemos a nosotras, a las mayores, y a las jóvenes que no quieren esperar 150 años para conseguir una igualdad real. Para ellas y para todas, queremos acabar con los privilegios y las desigualdades estructurales. Y entre todas y todos, SÍ, mujeres y hombres como los que hoy estáis en esta plaza, trabajando codo con codo porque nadie sobra en la lucha por la igualdad, queremos construir una sociedad más equitativa, respetuosa y justa

JUNTAS SOMOS IMPARABLES, VIVA, VIVA, VIVA LA LUCHA FEMINISTA

NOS QUEREMOS LIBRES, NOS QUEREMOS VIVAS, FEMINISTAS, COMBATIVAS Y REBELDES.

MANIFIESTO 8M MONZÓN