RIBAGORZA

‘El mundo de las hueveras’ se expone en Campo

Campo. Hueveras
María José Fuster y Fernando Maestro, junto a una de las vitrinas en las que se exhiben las 'copetas'

María José Fuster ‘Finin’, vecina de Campo, comenzó a coleccionar hueveras o ‘copetas’ al final de la década de los 70. Cuatro hueveras iguales en la vitrina de la vajilla de la casa de su abuelo, la hipnotizaron, ‘secuestró’ una de ellas y ese fue el comienzo de la vasta colección que atesora en la actualidad.

La sala de exposiciones temporales del Museo de Juegos Tradicionales de Campo acoge, desde este martes, una pequeña parte de la colección ‘El mundo de las hueveras’ que, su propietaria, María José Fuster, ha cedido, para que se puedan exhibir en el museo, durante unos meses, alrededor de 1.400 piezas de las más de 14.000 de las que consta.

María José Fuster

A lo largo de los más de 45 años que han transcurrido desde que comenzara con esta singular afición amigos, familiares, colegas de trabajo, compañeros de cursillos, vecinos, miembros de asociaciones afines o conocidos han contribuido a ampliar la colección de hueveras.

Entre las más de 14.000 hueveras no hay dos iguales, además, María José Fuster, tiene registrada cada una de ellas con una ficha en la que consta ka fecha en la que la adquirió o se la regalaron, una pequeña descripción y un dibujo de la pieza para facilitar su identificación.

Quien visite la exposición puede, prácticamente, dar la vuelta al mundo porque las ‘copetas’ proceden de más de 70 países diferentes y están realizadas en distintos materiales.

Campo. Hueveras 2
La muestra se compone de unas 1.400 hueveras aunque la colección de Finín supera las 14.000

Fernando Maestro, responsable del Museo, señalaba que ahora, cuando la gente pueda disfrutarla, es cuando la colección va a comenzar a ser valorada, No va en la línea del museo, añadía, pero va a ser un atractivo más.

La idea de Finín es cambiar las piezas de la exposición en Navidad y exhibir algunas con motivos alusivos a esa fecha.