CULTURA

El Museo de Historia de Graus recrea 150 años de historia de la escuela

La exposición temporal se podrá visitar a lo largo de todo el año

Museo de Historia y Tradición de Graus
La muestra recrea también la mesa de un maestro

El Museo de Historia y Tradición de Graus acoge una nueva exposición temporal titulada ‘El niño, la escuela y su evolución’ que se va a poder ver durante todo el año en la planta calle de este espacio museístico y que complementa la muestra ‘Escuela de Vanguardia’ que acoge la nave central de Espacio Pirineos.

‘El niño, la escuela y su evolución’, arranca con la imagen de una familia de Graus rodeada de sus cinco hijos y, a partir de ahí, la muestra se centra, en la infancia, la escuela y los maestros, o los libros, entre otros aspectos.

Eugenio López, del Museo de Historia y Tradición, destacaba de la vitrina dedicada a la infancia, un maniquí vestido con un traje del siglo XIX, y juguetes con los que los niños pasaban largos ratos, una hucha e incluso un tebeo del año 1908.

La escuela y los maestros ocupa la segunda vitrina, en la que se ha tratado de recrear el entorno de los maestros que llegaban a pueblos perdidos con mucha ilusión y juventud: una campana para poner orden en la clase, un tintero con sus respectivas plumas o los libros-guiones que utilizaban los maestros. Además, se muestra una de las pocas fotografías que se conserva de una maestra con alumnas.

Museo de Historia y Tradición de Graus
Un traje de marinero de Primera Comunión del año 1930 figura entre los artículos destacados de la exposición 

La exposición se adentra también en los libros y la formación para conocer cómo estaba enfocada la escuela en el siglo XIX. Se expone un libro de aritmética del año 1812.

El año 1900 se recrea con un video con fotografías localizadas en Casa Paco de niños, maestros y juegos. Y también se dedica un apartado a la primera comunión exhibiendo un traje de marinero del año 1930, fotografías, estampas de recuerdo, o un rosario.

La última de las vitrinas se dedica a los años 50 ó 60 con objetos como una libreta de dibujo, una caja de compases, o los conocidos cuadernos Rubio. Al final, un texto invita al visitante a reflexionar sobre qué fue de aquellos libros, de aquellos niños, y de aquella escuela.

López destacaba también el apartado dedicado al TBO, una colección de José Manuel Buetas, donde se puede encontrar el primer número de 1912 y conocer la evolución del TBO hasta sus últimos años de publicación.

La exposición se completa, a modo de photocall, con un pupitre y una mesa de maestro.

López añadía que el objetivo es que sea una exposición viva a la que se puedan ir incorporando las novedades que surjan o que aporten los particulares.

Comentarios