patrimonio

El proyecto del Monasterio de Casbas espera contar con colaboración público-privada

Comenzarán con actuaciones que detengan el deterioro y seguirán con un hotel “hospedería”

Monasterio de Casbas de Huesca
Monasterio de Casbas de Huesca es BIC declarado por el Gobierno de Aragón y Monumento Nacional desde 1974

Tras años de olvido, el Monasterio de Casbas tiene una nueva oportunidad con la llegada de un nuevo propietario. La empresa familiar PISSIOSE, de Ejea de los Caballeros, dedicada a la hostelería en edificios históricos rehabilitados, se ha hecho con este cenobio, a los pies de la Sierra de Guara y con una historia que lo posicionó entre los monasterios cistercienses más importantes de la península. El objetivo, explican, es “completar la recuperación y asegurar su conservación y hacer del mismo un polo de actividad económica y social en beneficio del municipio y su comarca”. Llega con un proyecto “modesto”, dice Miguel Martínez Tomey, de la consultora Delera, que ha asesorado a la propiedad en el proceso, “pero con objetivos claros a corte, medio y largo plazo”.

Miguel Martínez Tomey explica el proyecto de la nueva propiedad

Al hotel – hospedería se unen otros proyectos de divulgación cultural como el de una biblioteca y un centro de digitalización de fondos especializado en Historia medieval, salas de reuniones, coworking de proyectos de emprendimiento rural o una tienda de recuerdos y artesanía, y más a largo plazo, un centro de día para mayores o una escuela de horticultura. Todo ello se deberá concretar con, explican desde la nueva propiedad, la intención de sumar socios a este proyecto, tanto públicos como privados.

La venta, explica Miguel Martínez Tomey, se va a formalizar por una cantidad que, “con las cargas inherentes a la adquisición ronda una cantidad cercana al 1 millón de euros”.

No es una gran empresa, no hay un fondo de inversión detrás que habitualmente busca grandes beneficios. Estamos hablando de un proyecto más a largo plazo para actuar de forma muy cuidada y que nos obligará a planificar el corte, medio y largo plazo. “Pissiose ha tenido contactos con posibles socios que puedan sumarse”, explica este portavoz, tanto a los usos lucrativos del hotel como a la Fundación sin ánimo de lucro, que se creará para gestionar sus usos más culturales. “Vamos a estar abiertos a la colaboración de todas las Administraciones”, puntualiza.

El conjunto, con una superficie edificada de cerca de 10.000 m2 situado en una parcela de 29.000 m2 , fue declarado Monumento Histórico-Artístico, de carácter nacional, mediante Real Decreto de 16 de noviembre de 1979 del Ministerio de Cultura y el 16 de febrero de 2004 se completó su declaración como Bien de Interés Cultural. Por tanto, está sujeto a la legislación de protección del Patrimonio Histórico de la DGA.

El monasterio fue fundado en el siglo XI y su configuración actual es producto de diferentes etapas constructivas que abarcan los siglos XII a XVII. Su estado de conservación general es bastante aceptable, especialmente gracias a la intervención sobre las cubiertas realizada en los pasados años por la Fundación PROGEA, si bien, tras la crisis iniciada en 2008 y la quiebra del Grupo PROGEA se habían interrumpido los trabajos de recuperación y conservación que siguen siendo necesarios.

Entre los objetivos de PISSIOSE, explican desde la propia empresa, “está el de abrir un hotel de nivel dos o tres estrellas de unas 25 o 30 habitaciones -adaptadas a la fisionomía y distribución interior del edificio histórico, sin alteraciones estructurales, dada la magnífica conservación de sus espacios interiores hasta el siglo XVII-, la creación de una biblioteca y un centro de digitalización de fondos especializado en Historia medieval, constituido por los fondos de las bibliotecas de varios insignes profesores y catedráticos de la Universidad de Zaragoza, aulas, salas de reuniones y espacios multifuncionales para actividades culturales, sociales, empresariales, etc., un espacio coworking e incubadora de proyectos de emprendimiento rural, un centro de información turística y una tienda de recuerdos y artesanía de la zona. También se prevé un posible uso residencial o asistencial para mayores, de pequeñas dimensiones, según los modelos de gestión y tratamiento innovadores adaptados a la realidad de las zonas rurales escasamente pobladas.”

Todas estas actuaciones se llevarán a cabo, añaden desde la nueva propiedad, bajo los siguientes principios:

1. Preservación y restitución, en todo lo posible, del aspecto original del conjunto con arreglo a las diferentes épocas de su construcción.

2. Programación de dichas actuaciones a corto, medio y largo plazo pero manteniendo la continuidad de las mismas, sin interrupciones indebidas.

3. Puesta en valor y adecuación de las instalaciones e iniciación de las actividades propuestas que lleven aparejadas a medida que éstas queden en condiciones de uso inmediato, sin aplazar -de ser posible- su iniciación a haber completado el plan de obras de rehabilitación.

4. Sostenibilidad económica y reinversión de parte de los beneficios en el propio monasterio y sus actividades públicas. Los usos lucrativos se administrarán por una sociedad mercantil con cuyos beneficios se contribuirá tanto a la recuperación y conservación del complejo monástico como a las actividades sin ánimo de lucro que se encomendarán a una fundación específicamente constituida para tal fin.

5. Sostenibilidad medioambiental: todas las actuaciones a realizar buscarán en todo lo técnicamente posible tratándose de un conjunto medieval, de mejorar la eficiencia energética, el uso racional del agua y los recursos naturales, contribuir a la transición energética y a la lucha contra el cambio climático. Delera, consultora especializada en el apoyo a proyectos de desarrollo rural innovador y repoblador ha asesorado y asistido a su cliente PISSIOSE a lo largo de todo este proceso y se felicita por contribuir a recuperar y poner en valor este proyecto cultural, social y empresarial en favor del patrimonio aragonés y el desarrollo del municipio de Casbas de Huesca y de toda la Comarca de la Hoya de Huesca – Plana de Uesca.