SOCIEDAD

El Refugio de Viadós y el párroco José María Cabrero, Premios Cruz de Sobrarbe

La entrega de los galardones se realizará al sábado por la tarde, a las 17.00 horas en la Iglesia de Santa María de Aínsa y en el marco de la Ferieta

José María Cabrero
El párroco José María Cabrero da misa en una veintena de pueblos del Somontano y Sobrarbe.

En su quinta edición, la entrega de los Premios Cruz de Sobrarbe se adelanta al sábado por la tarde, en lugar de celebrarse el primer domingo de febrero, día de la Ferieta. La Iglesia de Santa María de Aínsa acogerá a las 17.00 horas este acto, en el que los galardonados de este año son el Refugio de Viadós y el párroco José María Cabrero, conocido por sus amigos como “el cura Cabrero”.

El Refugio de Viadós, dirigido por Joaquín Cazcarra y Cristina Zueras, atesora una historia de 61 años, desde que los padres de su actual propietario abrieran las puertas de este refugio de montaña perteneciente al municipio de Gistaín. Viadós goza de un estratégico enclave, rodeado de cumbres de más de 3.000 metros. Durante décadas ha atraído a un sinfín de montañeros que, gracias al buen talante de Joaquín y Cristina, han encontrado allí un hogar.

El trabajo inicial de Joaquín Cazcarra y Ascensión Ballarín, acometido a principios de los 50 del siglo XX, tuvo su continuidad con su hijo Joaquín Cazcarra y su mujer, Cristina Zueras, merecedores de este premio. Joaquín, que desde los 8 años ha vivido todo el proceso de construcción y explotación del refugio valora este premio que les concede la gente de su tierra. El relevo está garantizado con su hija Elena.

Otro de los premiados es el párroco José María Cabrero, titular del Arcipestrazgo de Somontano-Sobrarbe, comarca esta última es la que ejerce el sacerdocio en los pueblos de la zona de Guara (Arcusa, Almazorre, Lecina, Betorz, Hospitaled, Bárcabo, Eripol, Castellazo, Santa María de Buil, Paúles, Santa María de la Nuez, Sarsa de Surta o Morcat, entre otros).

A su labor religiosa hay que sumar su talante para impulsar la recuperación de buena parte del patrimonio altoaragonés, tanto en lo referente al mantenimiento y a la reconstrucción de iglesias y ermitas, como en lo relacionado con la recuperación de romerías o fiestas religiosas caídas en el olvido. Con su ilusión ha contagiado e involucrado en sus proyectos a los vecinos de estos pueblos, entre los que ha tendido puentes porque José María Cabreo es un párroco de todos y para todos.

Propietarios Refugio Viadós
Joaquín Cazcarra Cazcarra y Cristina Zueras Barrau, propietarios del histórico Refugio de Viadós.
Comentarios