educación

El sinticato HUSTE-STEA exige planificación e inversión en educación

Critican que no hay dinero para educación, pero sí para el sectro del automóvil o el turístico

Comienza el curso escolar en la provincia
Los sindicatos educativos muestran su preocupación por cómo se va a organizar el próximo curso escolar 


El sindicato educativo HUSTE-STEA-i ha denunciado que la administración educativa no esté trabajando en proporcionar seguridad en los centros sino que su prioridad sea el ahorro económico. Consideran que el presidente Lambán ha vuelto a perder una oportunidad de reconciliarse con el profesorado aragonés y que es evidente que el Departamento está planificando el próximo curso sin asumir en ningún momento ni la posibilidad de reducir ratios, ni de contratar más profesorado; incluso algunos centros están denunciando un recorte en los cupos para el próximo curso.
Para este sindicato, renunciando a la herramienta más eficaz para reducir el riesgo de contagio, bajar las ratios, los planes de contingencia elaborados por cada centro –tienen de tiempo hasta el 30 de septiembre y supondrá una sobrecarga de trabajo para unos equipos directivos ya muy saturados-, en caso de darse un rebrote en el entorno social de los centros, podrán en el mejor de los casos retrasar la expansión de la pandemia pero no paralizarla. En ese contexto, aseguran que los centros educativos serán un caldo de cultivo tan propicio al coronavirus como lo han sido las residencias de ancianos, convirtiendo en carne de cañón al personal docente, PAS y alumnado. Tan pronto se detecten casos masivos, las autoridades sanitarias procederán al cierre de un centro concreto o los de un área determinada, volviendo a la enseñanza a distancia.

Y respecto al teletrabajo, desde STEA-i han exigido a la administración que el próximo curso o bien proporcione equipos y conexiones a quienes lo realicen o pague un complemento salarial por la puesta a disposición de los medios personales, dado que no es algo sobrevenido como en marzo, es una situación que es más que previsible.

Por otro lado, de los 400 millones con los que el Gobierno central compensará a nuestra comunidad por los gastos extra en sanidad y educación, a pesar de que desde STEA-i hemos pedido que se usen para contratar más personal, por el momento no se sabe cómo será la distribución de ese dinero. Denuncian que esta nueva situación exige un mayor aporte económico a la educación pública, la cual va a recibir menos dinero para refuerzos que lo presupuestado para el sector del automóvil o turismo. En el primer caso duplica lo presupuestado para educación y en segundo lo triplica.

Desde STEA-i piden más prudencia al presidente de Aragón al realizar declaraciones sobre la organización del próximo curso, al cuestionar el distanciamiento mínimo o la “inviabilidad” de ciertas medidas por su coste económico. Aseguran que no se puede actuar como si no hubiera pasado nada estos meses y proclamar la normalidad para el próximo curso, pues se corre el riesgo de contribuir a generar nuevas situaciones de contagio.

Comentarios