ESTOPIÑÁN DEL CASTILLO

Estopiñán del Castillo celebra la tradicional feria de El Pilar

Habrá actividad durante todo el fin de semana pero destaca el mercado tradicional y la exposición ganadera del domingo

Estopiñán del Castillo
Estopiñán del Castillo

La feria de El Pilar de Estopiñán del Castillo era un evento con mucho arraigo entre los vecinos de la localidad y de poblaciones cercanas, así como el Firal en los Royals, muy ligadas ambas a la Cabañera Real que transita entre los núcleos de Saganta y Estaña. El desuso de ese camino hizo que las ferias desaparecieran hasta que, en 2008, se volvió a recuperar la tradicional feria de Estopiñán. Este fin de semana se celebra una nueva edición de esta actividad.

La jornada del sábado arrancará a las 8h con una salida guiada para recoger setas. A las 10.30h se celebrará misa y ofrenda de flores en honor a la Virgen del Pilar con el coro de canto de la localidad y, el último acto de la mañana será baile de swing en la plaza Mayor.

Ya por la tarde, a partir de las 17h clasificación de setas, actuación, a las 18h, en la iglesia, del grupo ‘Gaià Góspel’ y, a las 19.30 horas, exposición de las setas recogidas y explicación micológica por Miquel Teres en el salón de la tercera edad.

El domingo se celebrará el mercado tradicional, que se instalará en la calle principal, habrá muestra y taller de oficios artesanales y juegos tradicionales y exposición de ganadería de la zona.

A las 10.30h almuerzo popular que estará amenizado por el grupo de tambores de la localidad y, por último, exposición micológica.

La Cabañera Real que discurre por el municipio es conocida como Cabañera de Bonansa. Recoge en Saganta dos ramales, uno de Lleida, Almacellas, Alfarrás, Castillonroy y otro que sube desde Belver de Cinca, Altorricón, Tamarite y Alcampell. En Bonansa se juntan las que bajan de los puertos de Castanesa, Aneto y Valle de Arán.

Según datos de 1991 esta cabañera era la más utilizada en el Pirineo: 27.000 ovejas en el punto de Saganta – Estopiñán del Castillo. Las fechas de las ferias, 8 de mayo y 12 de octubre, coincidían con los momentos de encuentro de los pastores del valle (8 de mayo) para subir a los puertos a disfrutar de los pastos estivales, y los de despedida (12 de octubre) para pasar el invierno en el valle, por eso, las ferias eran los momentos de emoción por el encuentro y la despedida en la trashumancia.


Comentarios