SEGURIDAD

Un estudio alerta sobre la falta de material y ropa adecuados como riesgo frecuente en la montaña

Montaña Segura realizó casi 1.000 encuestas el verano pasado entre quienes trataban de alcanzar las cimas del Aneto o de Monte Perdido

Colas de gente para ascender al Aneto (Foto: Chemary Carrera )
Un 17% de los montañeros encuestados realizaban la actividad en solitario. Foto Chemary Carrera

Entre el 20 de julio y el 20 de agosto de 2018, la campaña Montaña Segura realizó casi 1.000 encuestas con objeto de actualizar el perfil del montañero, que en temporada alta, intenta ascender las cimas del Aneto o Monte Perdido. Las encuestas se realizaron a los montañeros que trataban de alcanzar la cima de ambos tres miles por las rutas normales, es decir, refugio de La Renclusa y Portillón Superior, en el caso del Aneto, refugio de Góriz, en el caso de Monte Perdido.

Con los datos obtenidos se podrán diseñar acciones que vayan encaminadas, explicaba Marta Ferrer, responsable de la campaña, a mejorar la seguridad de los montañeros.

Marta Ferrer, coordinadora de la campaña Montaña Segura

De toda la información recogida, Ferrer destacaba la valoración personal que los montañeros hacen de sí mismos, porque, en general, piensan que están preparados para la ascensión aunque, en sus respuestas, es evidente, decía que su experiencia es mejorable. Quien piensa que está haciendo las cosas bien, añadía, la responsable de la campaña, es poco receptivo a sugerencias o consejos.

Imagen de la gente ascendiendo al Aneto
Montañeros ascendiendo a la cima del Aneto


Perfil de los grupos

La encuesta se realizó a un total de 343 grupos y 948 personas. El 44% de los grupos iban en pareja pero Ferrer ponía el acento en el elevado 17% que realizaba la actividad en solitario o que sólo un 6% de los encuestados llevaba guía a pesar, en algunos casos, de la escasa o nula experiencia, en la alta montaña.

Hay otros datos indicativos de falta de planificación. Un 98% de los grupos llevaba teléfono, y aunque un 63% llevaba mapa sigue habiendo un 37% que no lo llevaba. Un 70% llevaban brújula o GPS. Otro dato que indica falta de planificación es que un 35% no portaban botiquín.

Marta Ferrer, coordinadora de la campaña Montaña Segura


Perfil de las personas

Un 74% de los encuestados eran hombres y un 26% mujeres procedentes, principalmente de Cataluña (20%) y con importante presencia de montañeros franceses (16%). Los aragoneses apenas suponen un 5%, dato que se explica porque el montañero ‘de casa’ puede acceder a estas cimas fuera de la temporada alta. Un 77% de los encuestados tiene entre 19 y 50 años.

En cuanto a la experiencia, tanto años de práctica como cimas de más de 3000 ascendidas, son, apuntaba Ferrer, los datos más preocupantes, puesto que, un 9% afronta la ascensión sin experiencia en alta montaña y otro 8% entre 1 ó 2 años de práctica, y sin embargo, aunque el 40% decían haber ascendido una o dos o ninguna cima de 3000, se plantean el ascenso al Aneto o Monte Perdido que sin ser los más altos, sin son dos ascensiones técnicas. Es como empezar la casa por el tejado, decía.

En cuanto a la equipación técnica que se precisa para ascender al Aneto, con referencia a los datos de 2011, ha aumentado el uso del piolet y crampones. De hecho un 89% de los encuestados llevaba piolet y un 96% crampones. Llama la atención esa diferencia entre el uso de uno y otro material porque ‘es un equipo indivisible’. Otra cosa es, añadía, la experiencia en el manejo.

Montaña Segura 3
El calzado y la ropa no adecuada es uno de los errores  más frecuentes en la ascensión al Aneto. Foto Montaña Segura

Por lo que respecta a la equipación personal, un 6% de los encuestados iban en pantalón corto y, sobre calzado, apenas se detectó calzado urbano, pero sí zapatilla ligera (12%), que usan quienes se consideran hábiles o ágiles para moverse en montaña pero que no es el mejor calzado para progresar en nieve, glaciar, o bloques de piedra.

Marta Ferrer explicaba que, los primeros que suelen dar la voz de alarma, son los informadores de  Montaña Segura en el territorio. De hecho, recordaba que fueron las empresas de turismo activo de Benasque las primeras en alertar sobre la ‘moda’ de usar zapatilla de trail running para el Aneto cuando observaron cómo aumentaba la petición de crampones para adaptarlos a ese calzado.

Comentarios