turismo

Fonz se incorpora a la red de Geocaching para encontrar los tesoros escondidos en la sierra de la Carrodilla

La ruta  que se puede hacer desde Otoño ha contado con la participación de  unas 30 personas

SE PROPONE LA BÚSQUEDA DE 5 TESOROS EN LA PARTIDA DE PALAU / sociedad
SE PROPONE LA BÚSQUEDA DE 5 TESOROS EN LA PARTIDA DE PALAU / sociedad
SE PROPONE LA BÚSQUEDA DE 5 TESOROS EN LA PARTIDA DE PALAU / sociedad
SE PROPONE LA BÚSQUEDA DE 5 TESOROS EN LA PARTIDA DE PALAU / sociedad
SE PROPONE LA BÚSQUEDA DE 5 TESOROS EN LA PARTIDA DE PALAU / sociedad

Geocaching es una aplicación digital de ámbito internacional que propone una singular búsqueda del tesoro para disfrutar en solitario o en compañía mientras se recorren distintos parajes. Fonz se ha unido a la red con cinco opciones que los senderistas deben encontrar siguiendo las pistas en la partida de Palau, en la sierra de la Carrodilla.

Los jóvenes foncenses Jorge Alquézar y Carlos Alcay, y su compañero de trabajo José Antonio Castel que los introdujo en el juego de pistas del Geocaching, son los que trasladaban la idea a la Oficina de Turismo de Fonz para la creación de una ruta en torno a la partida de Palau, donde se encuentran algunos vestigios históricos, etnológicos y paisajísticos de relevancia en el municipio renacentista. Se colocaron cinco ‘caches’ (táperes con objetos alusivos a Fonz), a modo de cinco cofres del tesoro que el senderista deberá encontrar durante su paseo ayudado de la aplicación móvil Geocaching de descarga gratuita. Allí se da pistas sobre sus coordenadas y en caso de no encontrarla se ofrece la ubicación exacta, que previamente aparece encriptada. Quien encuentra esos ‘caches’ tiene que firmar en el documento colocado en su interior, llevarse un objeto y depositar otro a cambio para que el “cofre del tesoro” siempre contenga sorpresas. Después comunicará en la aplicación el hallazgo e irá sumando puntos en un simbólico rankig a nivel mundial.
Los cinco ‘caches’ se han distribuido en el mirador de Santa Bárbara (donde se encuentra la posición defensiva de la Guerra Civil), en el Ojo de la Fuente, la Cova del Pastoret (camino a Palau), en el GR 18 (camino a Benabarre) y en el Pozo de Chelo. Se encuentran cubiertos de rocas, ramas y hojas.
La iniciativa se inauguraba en otoño y ya han registrado su participación en este juego de pistas una treintena de personas. Los promotores ya trabajan en crear otra ruta en torno al casco urbano con ‘cachés’ encadenados, en este caso para dar a conocer los edificios más emblemáticos de la localidad.
“Es una nueva forma de dar a conocer el monte de Palau que tiene puntos interesantes, a través de esta red mundial que poco a poco se va conociendo en España como una aplicación turística, especialmente en Cataluña donde hay grupo de buscadores que se desplazan a varios lugares buscando los ‘caches’. Se trata de hacer turismo de forma activa y también de que la gente del pueblo contribuya para que otros posibles visitantes conozcan Fonz”, explicaba Alquézar.
La partida de Palau forma parte de la Ruta del Agua que parte desde la fuente renacentista en la Plaza Mayor y conduce hasta el Ojo de la Fuente, atravesando buena parte del patrimonio hidráulico de la villa (además de los citados, el Pozo del Chelo y el pasadizo subterráneo de la Fuente d’Abaix).