SECASTILLA

Gran aceptación de los talleres de recuperación del burro como animal de trabajo

Los tres talleres se desarrollan en L'Aldea y se completan con un estudio piloto y una charla-coloquio prevista para noviembre

Secastilla. Talleres burro
Los talleres que se celebran en octubre están teniendo una buena asistencia

El Ayuntamiento de Secastilla y la Asociación Laboratorio de Ruralización impulsan, con el apoyo económico de la DPH, el proyecto ‘La recuperación del burro como animal de trabajo: una propuesta innovadora para reducir la huella de carbono’. El proyecto consta de un estudio piloto, tres talleres, que se están desarrollando en octubre, charla coloquio, en noviembre, para presentar los resultados del estudio y publicación de los mismos.

La parte de formación se basa en tres talleres, que están nteniendo un a gran aceptación y que están dedicados a ‘El manejo del burro como estrategia para reducir la huella de carbono. Los arreos, equipos y utensilios’, el segundo taller, versaba sobre ‘El burro, compañero en el conocimiento del medio natural próximo. Manejo básico del burro’ y, , el 24 de octubre, el último de los talleres se centrará en ‘El agroturismo, una oportunidad para la sensibilización medioambiental de la ciudadanía’.

El objetivo de esta experiencia piloto, basada en el pastoreo controlado de ganadería asnal, es sensibilizar y concienciar acerca de la necesidad de mejorar la gestión de los bosques del término municipal.

La despoblación como consecuencia de la construcción del pantano de El Grado trajo consigo la desaparición de actividades como el laboreo del campo con ganado lo cual ha dado lugar a que especies autóctonas, como el burro pirenaico, esté en peligro de extinción. En Aragón se calcula que quedan 1.000 ejemplares, de los cuales 13, están en la Aldea Puy de Cinca, donde desde 2014, Laboratorio de Ruralización gestiona el espacio con un proyecto agroecológico, educativo y de agroturismo. El paisaje también se ha transformado, la vegetación se ha vuelto más homogénea y la diversidad de la flora ha disminuido. Los pastos sólo representan un 7%de la superficie de Aragón pero atesoran el 30% de las especies vegetales.
Al tratarse de territorios despoblados que carecen de un plan de gestión de residuos se plantea como objetivo a largo plazo revitalizar áreas de bosque y praderas abandonadas mediante el pastoreo de burros como estrategia para reducir la huella de carbono. Jordi Fernández, doctor en biología, explicaba que se trata de utilizar las características singulares de estos animales para controlar el crecimiento de la vegetación y preservar la calidad del suelo.

Se va a estudiar la cantidad de biomasa vegetal retirada para determinar si el pastoreo con burros contribuye a reducir del riesgo de incendios, las especies vegetales antes y después del pastoreo para determinar si esta actividad favorece la diversidad de la flora y la calidad de los pastos con el tiempo, de la gestión de la manada de burros mediante GPS con el objetivo de fomentar la autogestión de la explotación y poder controlar su dispersión en el territorio, o la viabilidad de la utilización del burro como animal de tiro y carga para retirar residuos sólidos del medio natural.

Para ello se va a trabajar con una manada de 9 burros en la Aldea de Puy de Cinca realizando pastoreo en 2 hectáreas de bosque no gestionado para desbroce y en 6 hectáreas de pradera.