SOCIEDAD

Hongos como fuente de vitamina D

Además de en la exposición solar, la vitamina D la encontramos en alimentos de origen animal como pescado azul o lácteos y también en los hongos

Champiñones
Champiñones

Juan Martínez es un joven grausino, estudiante de nutrición humana y dietética en la Universidad de Zaragoza que ha escrito un artículo acerca de cómo satisfacer los requerimientos nutricionales de la vitamina D de una forma natural, efectiva y económica.

Dice que el déficit de la vitamina D está presente en un gran porcentaje de la población mundial, cuestión que, con las semanas de confinamiento se va a ver agravada por la falta de exposición al sol que aporta el 85% de las necesidades diarias de esta vitamina.

Juan Martínez, estudiante de nutrición y dietética

Además del sol, otra forma de adquirir vitamina D es incluyendo en la dieta alimentos como pescado azul (atún, sardina o salmón), lácteos grasos o la yema del huevo que nos aportan vitamina D3 de fácil absorción.

Otra manera de incluir vitamina D en la dieta es con alimentos como los hongos que tienen altas concentraciones de ergosterol (pre-vitamina D). Este compuesto cuando lo exponemos a radiación UV (sol o lámpara) pasa a vitamina D2. Los champiñones frescos comerciales por ejemplo, suelen tener un aporte de vitamina D inferior a 1 µg/ 100g de peso sec, debido a la escasa exposición solar durante su cultivo. Se ha comprobado, explica Juan que, con la exposición solar, aumentan los niveles de vitamina D2 en los hongos.

Juan Martínez, estudiante de nutrición y dietética


Hay que tener en cuenta, explica este estudiante de dietética y nutrición,  que los hongos contienen vitamina D en forma de D2 cuya biodisponibilidad es inferior a la forma D3 (en alimentos de origen animal). Pero un reciente estudio científico de metaanálisis comprobó que el consumo de champiñones expuestos a UV incrementa los niveles en plasma de vitamina D en sujetos presentan niveles basales bajos. Por lo tanto, a pesar de la menor biodisponibilidad de la vitamina D2, el consumo de champiñones u hongos en general, expuestos a luz UV es una opción como fuente de vitamina D sobre todo en individuos con déficits de esta vitamina y especialmente en personas que no consumen alimentos de origen animal, añadiendo que los hongos contienen todos los aminoácidos esenciales para el organismo.

Martínez recomienda comprar nuestra seta favorita y ponerla al sol durante una hora antes de su ingesta, para cargarla de vitamina D. En países como en Inglaterra, explica, ya se comercializan champiñones con alto contenido en vitamina D tras haber sido sometidos a una radiación UV controlada.

Comentarios