OPINIÓN

In memoriam de la matriarca del foso

Javier Fondevilla es el cuidador de los ciervos de la Ciudadela de Jaca

"Abuela", la cierva que fallecía hace unos días en la Ciudadela.
"Abuela", la cierva que fallecía hace unos días en la Ciudadela.

IN MEMORIAM DE LA MATRIARCA DEL FOSO DE LA CIUDADELA

El día siete de marzo, miércoles, después de dos días enferma y a pesar de haberla tratado y dejado en las buenas manos del veterinario, nuestra longeva cierva dejó de vivir. Cuando ya no tenía fuerzas para levantarse , la tuvimos que subir del foso depositándola en un lugar preparado para ella. Aguantó mientras pudo alimentarse y lamentablemente esa poca vitalidad que le quedaba, fue desapareciendo poco a poco. Siempre pensé verla en el foso de nuevo, con su familia de toda la vida. Aún nos atrevimos a arreglarle las pezuñas , ya que andaba siembre renqueando con ese trote tan particular. Estos últimos años los cuidadores siempre comentábamos que iba a ser el último, pero siempre lo superaba. Era fuerte y lo fue casi hasta el último momento.

Me he preguntado y pensado estos días que ya no está, en las muchas vivencias que habrá tenido en este hogar, cuantas malas , cuantas buenas .También me pregunto si habrá sido respetada como nos hubiera gustado, cuantas veces habrá sido madre , cuantos años fue la matriarca de la manada, la experiencia aprendida y trasmitida, etc. Demasiadas preguntas sin respuesta, pero que dan pie a la reflexión de los cuidadores . Lo que sí puedo decir es que murió muy mayor y que creo que disfrutó. Cumplió con todas las etapas del camino de la vida y terminó como nos gustaría que terminaran todos los ciervos de la manada de la Ciudadela, de muerte natural. Desgraciadamente la suciedad, basura y los dichosos plásticos asesinos siguen acechando desde las alturas circundantes al foso.

Para los que disfrutamos de ella, de una manera u otra, siempre estará en nuestro recuerdo. La ABUELA llegaba la última a la hora de comer , por su torpeza al andar, pero siempre fue la primera en NOBLEZA , y era respetada por la manada como tal.
¿Recuerdas “ ABUELA “ que por si acaso no llegabas a tiempo, siempre te guardábamos un bote con maíz en el bolsillo ¿ ¡Y qué aguda estabas que lo sabías ¡

Javier Fondevilla, cuidador de los ciervos de la Ciudadela

Comentarios