SOCIEDAD

José María Cabrero: “Me gusta hacerme presente en los pueblos, no solo dar misa”

El párroco de Alquézar, José María Cabrero, es uno de los galardonados en la V edición de los premios Cruz de Sobrarbe

José María Cabrero
El párroco José María Cabrero da misa en una veintena de pueblos del Somontano y Sobrarbe.

El carismático párroco José María Cabrero recibirá el próximo 2 de febrero el premio ‘Cruz de Sobrarbe’, en el marco de la Ferieta de Aínsa. Se trata de un reconocimiento que destaca “su continuo trabajo y lucha por dinamizar y unir a todos los vecinos de los pueblos donde ejerce”. Desde el ayuntamiento de Aínsa destacan “su lucha continua en proteger y recuperar el gran patrimonio de estos pueblos y por su gran labor de ayudar a resolver los problemas cotidianos de los vecinos y vecinas que se lo solicitan”.

Cabrero recibe este reconocimiento desde una doble perspectiva. Por un lado, el que se refiere a su persona, y por el otro, por la presencia que logra la iglesia. “Por pequeños que sean los pueblos, allí estamos”, mantiene.

El párroco José María Cabrero da misa en una veintena de pueblos del Somontano de Barbastro y de Sobrarbe. “En la zona del Somontano de Barbastro tengo Colungo, Asque, Buera, Adahuesca, Alquézar y San Pelegrín. En la zona de arriba, desde Lecina hasta Santa María de Buil y las Bellostas, que son unos trece pueblos en los que vive gente, pero en verano hay todavía cinco más que vienen y hay que celebrar las fiestas y las romerías, o si hay alguna defunción durante el año. Ahora vienen muchos a enterrarse a su lugar de origen”, explica Cabrero.

El cura Cabrero reconoce que le gusta formar parte de la vida de los pueblos, y su labor va mucho más allá de oficiar la eucaristía. “A mí me gusta hacerme presente, no solo estar en los momentos de dar misa, sino estar también algún día entre semana, respetar todas las celebraciones de los pueblos, las romerías, las fiestas patronales… dejarles que pongan la hora cuando les conviene a ellos. Y después me encargo de combinarlo con los otros pueblos que tengo”, expresa.

Y recuerda también su interés por preservar el patrimonio y las tradiciones, vinculadas a las ermitas y las romerías. “Me ha gustado siempre no solo la iglesia parroquial, sino las ermitas, que tienen un valor tradicional, artístico y patrimonial. Y hemos recuperado romerías que se habían perdido hacía tiempo, como la de Tozal de Asba o Santa Marina en las Bellostas. Lo bueno es que ahora ya no solo vienen los más cercanos, sino también de otros lugares”, cuenta, contento, y agradecido por este inesperado reconocimiento ‘Cruz de Sobrarbe’.

ENTREVISTA José María Cabrero: “Me gusta hacerme presente en los pueblos, no solo dar misa”
Comentarios