SEMANA SANTA

Jueves Santo de procesión en Biescas y lavatorio de pies en Yebra de Basa

El viernes “Vía Crucis” por la mañana en las calles de Sabiñánigo y en Cartina

Banda tambores Semana Santa Sabiñánigo
Banda de tambores en el Vía Crucis por la calle Serrablo

En esta jornada del Jueves Santo a parte de las celebraciones religiosas y de realización de los monumentos en las diversas parroquias de las localidades del Alto Gállego se llevan a cabo las primeras expresiones populares de las procesiones en Biescas y el tradicional lavatorio de pies de los cofrades de Yebra de Basa.

En Biescas, en Jueves Santo, se celebra la “Procesión del Encuentro” a las 21:00 horas, en la que los pasos del Nazareno y la Virgen se reúnen en la plaza mayor procedentes de sus correspondientes parroquias, la Virgen de la Parroquia del Salvador y la del Nazareno de la de San Pedro. Al igual que en la del Viernes Santo, participan la Banda de Cornetas y Tambores de la localidad, formada por unos vecinos y que dan gran vistosidad y solemnidad a estos actos religiosos.

En Yebra de Basa los doce integrantes de la Cofradía de la Purificación llevan a cabo el día de Jueves Santo, en la Iglesia de la localidad, el lavatorio de pies de los cofrades, siguiendo la tradición juntos celebran una cena de hermandad que cada año se lleva a cabo en una casa diferente, como dato curioso destacar que se conserva el Libro de la Cofradía que tiene más de 300 años de antigüedad.

En Sabiñánigo este viernes se realiza el Vía Crucis que sale a las 11:00 horas de la parroquia de Santiago y terminará en la de Cristo Rey, pasando por diferentes calles de la localidad. Estarán acompañados por la Banda de Bombos y Tambores “Nazarena” de Puente Sardas.

Por ultimo señalar que el núcleo serrablés de Cartirana lleva a cabo este día 30 el “Vía Crucis”, recuperado desde hace 20 años que parte a las 13:00 horas de la Iglesia de la localidad hasta la Ermita de Santa Lucía, por un camino jalonado con piedras que señalan cada una de las catorce estaciones.

Los vecinos portean un Cristo barroco de madera policromada del siglo XVIII, el esfuerzo altruista de los habitantes ha hecho posible el recuperar y colocar varias de las piedras que se habían perdido con el paso de los años para así continuar con esta tradición popular que se lleva a cabo desde tiempos inmemoriales.

Comentarios