RIBAGORZA

La Campaña Antártica del Ejército vuelve a Benasque

Los 13 militares que forman la dotación de la Campaña están desarrollando la Fase de Montaña hasta el viernes

Benasque. Antártica
El objetivo es desarrollar acciones de seguridad o empleo de material en condiciones de frío, nieve y hielo

Hasta el viernes 9 de octubre, los 13 militares que forman la dotación de la 34ª Campaña Antártica del Ejército de Tierra se encuentran en Benasque que, un año más se convierte en campo de entrenamientos y pruebas donde se desarrolla la Fase de Montaña en la que se busca adaptarse y trabajar, los conocimientos teóricos y prácticos, en condiciones de nieve, hielo y frío que son las que van a encontrar en Isla Decepción, en la Antártida, donde se encuentra la base ‘Gabriel de Castilla’. La Fase de Montaña es esencial para garantizar la seguridad de los científicos que, año tras año, estudian el continente helado, su flora y su fauna. El personal recibe, desde el lunes, información teórica y práctica sobre normas de seguridad, primeros auxilios y empleo de material específico de montaña.

El perfil medio los integrantes de la Campaña Antártica Española 2020/2021, es el de un profesional con menos de 41 años y 20 de experiencia militar en, al menos, cuatro destinos diferentes. Se trata de 13 militares elegidos entre casi 200 voluntarios, entre ellos, una mujer, la teniente médico recién llegada de una misión internacional en Mali, y tres aragoneses.

El jefe de la XXXIV Campaña Antártica es el comandante Ignacio Cardesa, destinado en el Cuartel General de la División “Castillejos”, en Huesca. Sus destinos han estado ligados principalmente a las unidades de montaña. Ha estado destinado en el Cuartel General de la Brigada de Montaña (Jaca), en el Regimiento de Cazadores de Montaña 66 (Pamplona) y, hasta hace unas semanas, en Cuartel General de la Brigada “Aragón” I.

PRESENCIA DEL EJÉRCITO DE TIERRA EN LA ANTÁRTIDA

Entre finales de 1988 y principios de 1989 se instaló en la isla el entonces refugio militar “Gabriel de Castilla”, para apoyar los trabajos de investigación y levantamientos topográficos que allí se estaban realizando en ese momento. La base está gestionada por la División de Operaciones del Estado Mayor del Ejército de Tierra que, asimismo, organiza y dirige la campaña. Además del “Hespérides”, la presencia española en la Antártida la completa la base “Juan Carlos I”, gestionada por la Unidad de Tecnología Marina del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que fue abierta en enero de 1988. Se encuentra situada en la costa SE de la Isla Livingston, en el mismo archipiélago de las Shetland del Sur, a unas 20 millas de navegación de la base “Gabriel de Castilla”. Ambas instalaciones tienen como objetivo apoyar las actividades de nuestro país en la Antártida, en el marco de los proyectos de investigación que coordina el Subprograma Nacional de Investigación Polar (SNIP).

El 22 de febrero de 2010 se logró la Certificación por AENOR del Sistema de Gestión Ambiental implantado en la Base Antártica Española (BAE) Gabriel de Castilla. Con ello se culminó un proceso iniciado diez años antes y que ponía de relieve el compromiso del Ejército de Tierra con la protección del medioambiente. Nuestra labor no finaliza si no dedicamos todo nuestro empeño en mantener y mejorar este Sistema de Gestión ambiental. Es el más singular de todos aquellos que el Ejército de Tierra tiene certificados en sus distintas instalaciones La actividad anual de España abarca únicamente el verano austral –desde mediados de noviembre hasta principios de marzo– y el resto del año se mantienen registros automatizados de diverso tipo.