RODA DE ISÁBENA

El claustro de Roda será objeto de un encuentro de jóvenes investigadores europeos

Isábena. Encuentro Internacional Roda
Pedro Sanz Quibus, presidente de Amigos de la Catedral de Roda, y Vincent Debiais, experto en epigrafía medieval

La fascinación que el claustro de la catedral de Roda de Isábena y el número y la calidad de su conjunto epigráfico, ejerce sobre los medievalistas es el motivo por el que Vincent Debiais, doctor en historia medieval y especialista en epigrafía medieval, ha propuesto realizar, en agosto del próximo año, en Roda de Isábena, un encuentro internacional sobre la citada temática que presentaba, este viernes, en la sede de la Comarca de La Ribagorza. El encuentro pretende reunir, durante cuatro días, a una docena de idoctorandos, postdoctorandos o profesores para que den a conocer sus trabajos, preguntas o dudas en sus investigaciones.

Vincent Debiais, experto en epigrafía medieval e impulsor del encuentro

Desde 2017, un equipo de la Universidad de Poitiers, formado por seis personas, ha analizado cada una de las inscripciones, las 6.444 letras que las forman, para tratar de entender las intenciones memoriales que llevaron a la comunidad de Roda a trazar epitafios en muros, arcos y capiteles. Los resultados y las conclusiones de este estudio se publicarán en unas semanas para dar a conocer, proteger y vivificar este ‘laboratorio único en Europa para estudiar y comprender las costumbres gráficas medievales’.

Isábena. Encuentro Internacional Roda 2
Imagen de la presentación del encuentro en la Comarca de La Ribagorza

A La presentación asistían, entre otras personas, la directora general de patrimonio cultural del GA, Marisancho Menjón, la diputada provincial, Maribel de Pablo, el presidente de la Comarca, Marcel Iglesias, representantes del Obispado y del Museo Diócesano Barbastro-Monzón, los alcaldes de Isábena y Beranuy y miembros de diferentes asociaciones.

El profesor Debiais se refería al claustro de la catedral como un lugar único, al albergar la mayor colección epigráfica de Europa, 231 inscripciones esculpidas en la piedra que se convierten en una ventana abierta a la vida del templo en la Edad Media pero también en muestra del dinamismo cultural de los siglos XII al XIV.