igualdad

La concentración contra la violencia de género en Monzón recuerda a la víctima de la agresión sexual en Tamarite

Concentración violencia de género / Monzón
Concentración violencia de género / Monzón

Se celebraba en la plaza Mayor de Monzón la primera concentración de este 2021 por las víctimas de la violencia de género. Tras un cuarto de hora en silencio, se recordaba a la mujer de 94 años víctima de una agresión sexual en Tamarite de Litera y se leía un breve manifiesto.

Cabe recordar que desde noviembre del pasado año, la concejalía de Políticas de Igualdad establecía un nuevo calendario de citas de repulsa contra esta lacra social, que a partir de entonces, se celebraría el último miércoles de cada mes, y no cada vez que se produzca un asesinato machista, como sucedía antes de la pandemia.

RADIOONLINEINTERACTIVO

Texto leído al finalizar la concentración:
Hace unos días una mujer de 94 años fue violada por un joven en Tamarite, desde aquí transmitimos nuestra repulsa a esta terrible agresión y nuestro cariño y apoyo a la víctima.
Las agresiones y asesinatos a mujeres mayores no son casos aislados, las estadísticas ponen nombre y cara a estas mujeres que han sufrido violencias machistas a lo largo de su vida sin denunciarlo.

Sólo el año pasado seis mujeres mayores de 65 años fueron asesinadas por sus maridos, otras muchas siguen sufriendo violencia en silencio.

Apenas iniciado el nuevo año, nos encontramos con otra víctima de 82 años asesinada también por su marido de 84.

Hay quien piensa que los asesinos, los violadores… son simplemente malas personas, o que no son de los nuestros, así se sienten mejores… y así llevamos toda la vida las mujeres mientras nos violan y asesinan.

Porque la violencia machista no es consecuencia de unas circunstancias particulares, es el símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad, una violencia que se ejerce sobre las mujeres por el hecho de serlo, por considerar que están al servicio de los hombres y carentes de derechos.

La violencia de género se ha ocultado. No fue hasta la aprobación de la Ley de Violencia de Género, que conocemos los datos estadísticos de violencias y asesinatos de mujeres por sus parejas sentimentales. Ha existido a lo largo de la historia y lo que nos diferencia con el pasado es que ahora visibilizamos las violencias que sufren las mujeres y requerimos el compromiso de la sociedad y de las instituciones para su erradicación.

Por ello, una vez más, reivindicamos una cultura igualitaria, de paz, en la que socialmente se repulse todo tipo de comportamientos machistas, reivindicamos políticas de igualdad y denunciamos, que la pornografía que denigra a la mujer no puede ser el referente educativo de nuestros jóvenes.