opinión

La confianza del sr. alcalde

Jesús Sanagustín
Miembro de la Asamblea de Cambiar Huesca

Al parecer el Alcalde de Huesca ha perdido la confianza en el grupo político de Cambiar Huesca, y es que - ¡dónde vamos a parar!- los vecinos y vecinas de Huesca que integran de forma abierta la Asamblea de Cambiar han decidido exigir transparencia sobre las actuaciones del Ayuntamiento con motivo de las agresiones machistas en las Fiestas de San Lorenzo.

Además, la Asamblea acordó que trasladaría los resultados de la anunciada Comisión de investigación a su militancia (las vecinas y vecinos de Huesca que libremente se han  inscrito en el censo de Cambiar) para que ésta se pronunciara sobre si, a la vista de los mismos, se mantenía la coalición de gobierno o se pedía la dimisión del Alcalde y consecuentemente se abandonaba el equipo de gobierno de nuestra ciudad. Pedir la opinión de personas no debidamente controladas; demasiado peligroso... Algo va mal.

Demasiadas incertidumbres para mantener la confianza… Si llamamos mantener confianza a la aceptación acrítica de las decisiones del Alcalde, que por algo es el jefe y todo lo hace por nuestro bien; hasta, si hiciese falta, ocultarnos la verdad, que puede ser demasiado dura para ser soportada por la ciudadanía, precisamente entonces y ahora entusiasmada con esta Huesca de Primera y Taurina y del Ministerio de Defensa, donde no caben agresiones machistas, ni barrios abandonados, ni personas desahuciadas, ni colegios segregados, ni memoria...

En realidad, es que no se puede mantener la confianza en unas concejalas que se empeñan en rendir cuentas y escuchar y debatir propuestas ante asambleas y censos y ciudadanía. Sería como que el Alcalde mantuviera la confianza en la gente.

Lo sorprendente es la larga paciencia del Alcalde con un grupo de concejalas que, puesto que se han comprometido a mandar obedeciendo, con dificultades, errores y aciertos no hacen del gobierno un juego de intercambios, luego no son de fiar. Cuánto mejor ahorrarnos la consulta y, de paso, ahorrarnos a estas socias, no se nos pegue algún vicio.

Comentarios