iglesia

La Diócesis Barbastro- Monzón, que cumple 25 años, respondía al clamor popular, según su obispo

El Nuncio de Su Santidad en España, Bernardito Auza, presidirá este domingo, día 27 de septiembre una eucaristía, a las 18 horas, en Monzón

Catedral de Santa María en Monzón
Concatedral de Santa María del Romeral


El Nuncio de Su Santidad en España, Bernardito Auza, presidirá este domingo, día 27 de septiembre, una eucaristía, a las 18 horas, en la Concatedral de Santa María de Monzón para celebrar el 25 aniversario de la Diócesis Barbastro- Monzón, cuya constitución respondía al clamor popular para que las parroquias de la zona oriental de Huesca abandonarán la de Lérida para pasar a Huesca, según explica su actual obispo Ángel Pérez.

Pérez barbastro

Ángel Pérez, obispo de Barbastro-Monzón


Pérez recuerda que la diócesis es milenaria y que lo que se hizo con justicia fue cambiar de una diócesis a otra a las parroquias aragonesas, que estaban incluidas en la vecina por criterios eclesiásticos.

Pérez 2020

Ángel Pérez, obispo de Barbastro-Monzón

Previamente, a las 16,30 horas, los locales parroquiales acogerán una mesa redonda sobre el proceso histórico de constitución diocesana y la realidad actual. Moderada por el periodista de Radio Monzón SER, José Luis Barrio, intervendrán el vicario general, Ángel Noguero, el arcipreste del Cinca Medio y párroco de Monzón, José Antonio Castán, la directora diocesana de Cáritas, Amparo Tierz, el animador de la comunidad Ricardo Arnaiz, y la presidenta de la Junta Coordinadora de Cofradías de Semana Santa de Barbastro, Silvia Peropadre.

El pasado jueves, 17 de septiembre, se cumplieron 25 años de la solemne eucaristía de ejecución del decreto Ilerdensis-Barbastrensis de finium mutatione, de 15 de junio, que integró las parroquias de la parte oriental de la provincia de Huesca, hasta entonces adscritas a la Diócesis de Lérida, en la Iglesia de Aragón. La iglesia de Santa María del Romeral de Monzón, elevada en ese acto al rango de concatedral, acogió la ceremonia presidida por el nuncio Mario Tagliaferri, y en la que participaron el obispo Ambrosio Echebarría, el primero de Barbastro-Monzón, Ramón Malla, de Lérida, y Elías Yanes, arzobispo de Zaragoza y presidente de la Conferencia Episcopal Española, entre otras muchas autoridades.

Cuarenta años de reivindicaciones de obispos, clero y fieles aragoneses para hacer coincidir los límites eclesiásticos con los civiles, desde el Concordato de 1953, cristalizaron en un documento que establecía la inmediata unión de los arciprestazgos de Ribagorza Oriental, Occidental y Cinca Medio a la Diócesis de Barbastro, convertida en Barbastro-Monzón. Tres años después, en 1998, la nueva delimitación se completó con la incorporación de La Litera y el Bajo Cinca, según explican desde la  diócesis.