PATRIMONIO

La ermita de San Saturnino de Aguascaldas se incorpora a la Lista Roja de Patrimonio

Con éste son ya siete los elementos del patrimonio ribagorzano incluidos en el listado de Hispania Nostra

Valle de Bardají. Aguascaldas San Saturnino
Ermita de San Saturnino en Aguascaldas (Valle de Bardají), Foto /www.sipca.es 

Desde finales del pasado mes de enero, la Lista Roja de Patrimonio de Hispania Nostra ha incorporado otro elemento patrimonial de Ribagorza. Se trata de la ermita de San Saturnino de Aguascaldas, núcleo perteneciente al valle de Bardají. Se trata de un edificio románico del siglo XI y su inclusión se debe, según explican desde la asociación, a que está a punto de derrumbarse por completo. De hecho, el muro sur y la bóveda no se han podido conservar.

Cristian Laglera, autor del libro sobre Ermitas y Capillas de Ribagorza, indicaba que el interior de la nave está todo ya derruido y que era, sin duda, una edificio, candidato a estar dentro de la Lista Roja del Patrimonio.

Cristian Laglera, autor de Ermitas y Capillas de Ribagorza

Las ermita, que actualmente se ha perdido el recuerdo de su devoción, ha sufrido dos modificaciones, la primera fue la ampliación del tramo de la nave por el lado de los pies para adaptar su uso como redil, recrecimiento en altura y construcción de una nueva bóveda, posiblemente en el siglo XVII o XVIII. La segunda, cuando ya se había derrumbado parte de la bóveda, consistió en acortar la nave hasta el fajón próximo a la cabecera y abrir en ésta una segunda puerta al sur; esta reforma se pudo realizar en el XIX o XX.

La ermita tiene las características propias del románico lombardo. Consta de una nave encabezada por un ábside semicircular que permanece en pie junto con la parte inferior de los muros laterales.

Arén, Torreón
Viejo Torreón de Claravalls (Arén). Foto Cristian Laglera

Este edificio se une así a los seis elementos del patrimonio ribagorzanos que forman parte de la citada lista. El pasado mes de diciembre fue incluido el conjunto de Torreón defensivo e Iglesia de Claravalls, en el municipio de Arén, por el riesgo de derrumbe y posible desaparición del edificio debido a su estado de ruina generalizada y cubierto por vegetación, aunque el torreón mantiene un aspecto digno, al menos exteriormente. Unos meses antes se incorporó al listado la ermita de San Aventín en Sahún por el riesgo de derrumbe en la cubierta debido al abandono y la proliferación de vegetación.

Desde 2011 forma parte de la lista la iglesia de San Juan Evangelista de Besians, desde 2013, ermita de San Martín en el despoblado de Terraza, desde 2015, la torre defensiva de La Llecina en Roda de Isábena y, desde 2016 la lista la iglesia de San Pedro Apostol de Castarlenas,

Recientemente, pasaron a la lista verde la ermita de San Esteban en Villarrué y la iglesia de Buira en Bonansa.

Comentarios