jaca

La historia de los bares y hoteles de Jaca recopilada en un libro lleno de recuerdos

El autor del libro, el jaqués Pedro Juanín, recopila en este volumen cientos de historias y entre ellas, el 60 aniversario del Gran Hotel

Hoteles, bares y restaurantes en Jaca. Libro de Pedro Juanín
Hoteles, bares y restaurantes en Jaca. Libro de Pedro Juanín

“Los orígenes. Hoteles, bares y restaurantes en Jaca” se publica en las librerías de Jaca como una recopilación de la historia hostelera de una ciudad que ha crecido con el turismo. Recopila más de 800 bares, restaurantes y hoteles que han abierto sus puertas en Jaca en los últimos 100 años. La enorme transformación que ha sufrido la ciudad de la mano del sector hostelero.

A lo largo de su investigación el autor, Pedro Juanín, ha observado relación entre el aumento de los establecimientos de hostelería y el Festival Folklórico de los Pirineos. “Si en los años 60 había en total 10 o 12 bares de comidas y tapas (…) hoy en día tenemos contabilizados unos 150 abiertos entre bares, restaurantes y hoteles”. En total, en los últimos 100 años, calcula que Jaca ha tenido unos 900 bares, restaurantes y hoteles. Muchos de ellos se convirtieron luego en pubs. Jaca también ha sido pionera en cuanto a ocio nocturno. “Las primeras discotecas aparecen en Sitges a principios de los años 60 y a los dos años Jaca ya tuvo discoteca”, explica Pedro Juanín, una idea que corrobora Pedro Marco, empresario hotelero, que ha comprobado cómo “la marcha” de Jaca “ha sido también un atractivo turístico”.

Un hotel que se adaptó al turismo de esquí
El libro “Hoteles, bares y restaurantes de Jaca” dedica un capítulo especial al Gran Hotel, el primero de Jaca en adaptarse al nuevo turismo de nieve que florecía con la estación de Candanchú. Acaba de celebrar su 60 aniversario con una profunda renovación, pero en sus orígenes ya se hablaba de cómo cambió su planificación arquitectónica para adaptarse a las condiciones invernales, con un edificio curvo y dirigido para aprovechar la luz solar. Pedro Marco, actual director general de la empresa Inturmark, que gestiona este hotel, explica que fue de los primeros hoteles de montaña con la concepción de trabajar en verano y en invierno, y que a partir de allí se desarrolló la hostelería moderna.

La gamba del Equiza o la empanadilla de Miguelito
En las 287 páginas del libro hay cientos de fotografías. Se recuerdan algunas paradas típicas como las del Bar Chiquito, La bombilla, o el Kiosco de Manolita. Había uno que se llamaba bar Suicidio, explica Pedro Juanín. Así, hasta los más de 800 bares, restaurantes y hoteles reseñados en este volumen que también cuenta con un apartado de “recetas míticas” que el autor ha conseguido “con muchas dificultades” como la de la gamba del Equiza o la empanadilla del Miguelito.

El libro también refleja las múltiples facetas de estos establecimientos de hostelería. Una de ellas, su uso como consultorio médico. “El médico llegaba desde Zaragoza y citaba a todos los enfermos en una misma pensión. Eso era una práctica habitual”, explica Pedro Juanín.

Exposición fotográfica
Con las fotografías recopiladas se realizará una exposición del 2 al 5 de enero en el Casino Unión Jaquesa. Allí podrán verse imágenes de todos los bares, restaurantes y hoteles de Jaca que aparecen en el libro. El primero que aparece, una taberna de 1480 y que habla de Jaca como una ciudad que siempre ha vivido al albor de su situación fronteriza.

Comentarios