RIBAGORZA

La Puebla de Castro contará con dos viviendas sociales a finales de año

La inversión es de unos 270.000 euros y ha sido posible gracias a Cedesor, DPH y un crédito solicitado por el Ayuntamiento

La Puebla de Castro. Casa Trini
El inmueble, que se ubica en la plaza de la Cruz, era propiedad de una mujer que falleció sin testar

El municipio de La Puebla de Castro está experimentando, en los últimos meses, un ligero aumento en el interés por establecerse en la localidad y que se ha traducido en el incremento de proyectos de nuevas construcciones o de cambios de titularidad de propiedades, especialmente, en las dos urbanizaciones con las que cuenta La Puebla de Castro. Además, el Ayuntamiento retoma un proyecto de la pasada legislatura para dotar al municipio de dos viviendas sociales.

Maite Bardají, alcaldesa del municipio, explicaba que estos dos apartamentos se ubican en una casa en la plaza de la Cruz propiedad de una vecina que falleció sin testar. Se iniciaron los trámites con Patrimonio del GA para obtener la cesión para usos sociales y, posteriormente, se buscó la manera de financiar los casi 270.000 euros de presupuesto con una subvención de Cedesor, de DPH, a través de los planes de obras, y un crédito solicitado por el consistorio.

La edil indicaba que son dos apartamentos en una planta primera. Se espera que las obras hayan concluido a finales de año y que las viviendas puedan estar disponibles en las primeras semanas de 2022.

Maite Bardají, la alcaldesa de La Puebla de Castro
La Puebla de Castro. Casa Trini 2
Se espera que las obras hayan concluido a finales de año

Para una segunda fase, sujeta a encontrar la financiación necesaria, queda actuar en la planta baja a la que podrían trasladarse los servicios médicos y sociales.

La edil decía que los apartamentos están pensados para acoger nuevos pobladores pero también para personas mayores que ven dificultada su vida en su vivienda habitual por las barreras arquitectónicas ya que puede ser una alternativa a la residencia.

Hay más espacios para llevar a cabo proyectos similares pero falta disponibilidad económica, concluía Bardají.