MONTAÑA

La Red de Informadores Voluntarios, uno de los pilares de la campaña Montaña Segura

De los  500 informadores que hay en Aragón, más de 120 están en Ribagorza

Montaña Segura RIV
Ribagorza cuenta con 60 puntos de información entre oficinas de turismo, alojamientos o e,presas de turismo activo

En el año 2012, la campaña Montaña Segura incorporó la Red de Informadores Voluntarios (RIV) que, con el paso de los años, ha terminado convirtiéndose en uno de los elementos principales del citado programa de prevención de accidentes en las montañas aragonesas. El objetivo era ofrecer información de primera mano a los visitantes y, para ello, se apostó por contar con la gente del territorio (trabajadores de oficinas de turismo, alojamientos, empresas de turismo activo o puntos informativos de espacios naturales protegidos), que manera voluntaria ayudan e informan. En la actualidad son cerca de 300 puntos los que están adheridos, que son atendidos por más de 500 informadores. Están repartidos por las montañas aragonesas de las tres provincias. En el caso concreto de Ribagorza, hay 60 puntos de información y más de 120 voluntarios.

Laura Laguardia, recepcionista de un hotel de Benasque, es informadora voluntaria desde la puesta en marcha de la Red. No es profesional del mundo de la montaña pero sí que le gusta y considera que es necesario colaborar para, entre todos, hacer que sea más segura para todos. Su tarea consiste en transmitir consejos sobre cómo realizar una actividad senderista, de alta montaña o un descenso de barranco con seguridad y disfrutando.

Laura Laguardia, informadora voluntaria

Sus años de experiencia le permiten afirmar que, generalmente, la gente se deja aconsejar. Los senderistas, sobre todo, suelen ser bastante receptivos, en el caso, de los alpinista, dice Laguardia ya no son es tan fácil asesorarlos porque consideran que están suficientemente preparados y conocen el terreno por el que van a moverse. A quienes consultan por al Aneto les remite a las charlas que, miércoles y viernes, imparten guías profesionales dentro de la campaña Montaña Segura.

El senderista o montañero que se acerca al informador voluntario lo hace buscando información y material o consejos sobre cómo realizar una actividad concreta. Siempre se incide en el lema planifica, equipa y actúa.

Cada día, explica Laguardia, la gente está más concienciada y ‘ya no van a la montaña como quien va a un centro comercial sino que se preparan’.

Laura Laguardia, informadora voluntaria

El año 2013 fue el de la extensión de la red de informadores por el territorio aragonés y el 2014 supuso la consolidación de la misma. En esa línea se apostó por la formación de los informadores, con jornadas presenciales y cursos on-line.

Están presentes en el Pirineo, la Sierra de Guara, el entorno del Moncayo y las sierras turolenses. Otros tres puntos informativos están en la capital, en Zaragoza.

En cuanto al tipo de establecimientos que componen la red, la mayoría son instalaciones hosteleras (hoteles, albergues, refugios, casas de turismo rural, cámpines o bares) aunque también hay muchas oficinas de turismo y museos o centros de interpretación, empresas de turismo activo y otros tipo de puntos.

Todos los años, Montaña Segura publica una serie de mapas de excursiones por zonas que los integrantes de la RIV se encargan de repartir al visitante de manera gratuita. Estos materiales sirven igual para explicar los recorridos que en ellos se describen como cualquier otra opción de actividad que esté enmarcada en el mapa, por lo que es un material muy bien valorado, tanto por la RIV como por los visitantes.

La Red de Informadores Voluntarios no solo está activa en verano, la época que más visitantes reciben las montañas, sino que sus puntos están activos muchos más meses.

Comentarios