CAMINO NATURAL MONTFALCÓ-MONTREBEI

La Ribagorza y La Noguera colaborarán en el mantenimiento del puente de Siegué

Ambas comarcas han firmado un convenio para los próximos cuatro años 

Puente del Siegué. Firma convenio
El convenio garantiza el mantenimiento y conservación del puente del Siegué sobre el embalse de Canelles

Este viernes tenía lugar la firma de la adenda del convenio de colaboración que rubricaban Concep Cañadell, presidenta del Consell Comarcal de La Noguera y Lourdes Pena, presidenta de la Comarca de La Ribagorza, para promover el camino natural entre Montfalcó y el camino de Corçà por el Congosto de Mont-rebei, a través de la pasarela del Siegué sobre el embalse de Canelles.

El convenio, que tiene una vigencia de 4 años, establece las condiciones de colaboración entre la comarca catalana y la aragonesa el mantenimiento y conservación de la pasarela de Siegué, de tal manera que se garantice su funcionalidad y la seguridad de los peatones.

El compromiso concreto de ambas instituciones es financiar solidariamente el mantenimiento y la conservación de la pasarela de Siegué, el seguro de responsabilidad civil relativo al uso por parte de los usuarios de la pasarela, y las obras de mejora necesarias en la misma para garantizar la seguridad de los peatones.

Puente del Siegué. Abril 19
El puente se abría, nuevamente, hace unos días tras haber realizado una importante actuación de mantenimiento por parte de Prames  

Cabe recordar que el puente ha permanecido cerrado algo más de cuatro meses desde que el pasado mes de noviembre se detectaran unas deficiencias técnicas en el puente que recomendaron su cierre para poder acometer unas obras que han ido más allá de un simple mantenimiento.

Se ha actuado en el sistema de cableado, reajustando el conjunto de vientos, que limitan el movimiento horizontal, y que estaban produciendo sobrecargas, y sustituyendo los cables de péndola (las sirgas verticales de las que cuelga el tablero del puente) para dotarlos de mayor libertad de giro y reducir las tensiones así como facilitar las tareas futuras de equilibrado del puente, de modo que se repartan adecuadamente las cargas.

Otro de los ejes de la actuación ha sido la durabilidad de algunos elementos como la tornillería o los anclajes a la roca. Durante los trabajos se han descubierto las placas de retendia de la orilla este, que habían quedado enterradas, cepillado la tornillería principal para calibrar el efecto de la degradación de estos primeros años, y se ha modificado el apoyo de las rejilla del piso para reducir al máximo el desgaste que produce en la capa de protección de las barras de acero del suelo. En el mismo proceso ha sido repintado el tablero restituyendo su estado a la situación inicial y sustituido las fijaciones originales de la rejilla por otras de mayor resistencia.

Todas estas labores permitirán también elaborar un plan plurianual de inspección y mantenimiento ajustado al comportamiento real del puente y el uso, en ocasiones extremo, al que se le somete.

Por último, se han reemplazado la mayor parte de las barras secundarias de la estructura atendiendo a los fallos observados desde la apertura al público del sendero, colocando diagonales y travesaños de mayores prestaciones, incluyendo pequeños amortiguadores de neopreno en las uniones o nueva tornillería.

Aunque algunos de estos cambios no eran urgentes, se ha aprovechado que era preciso el desmantelado de la mayor parte de la estructura para acometerlos conjuntamente y evitar futuros cortes de larga duración. Igualmente y siguiendo las recomendaciones de los informes técnicos, se han ejecutado pequeñas actuaciones relativas a barandillas, limpieza de carretones o a elementos de sujeción.

Comentarios