MONTAÑISMO

‘Las condiciones en alta montaña cambian cada día’

Este año la meteorología ha 'castigado'  al glaciar del Aneto que, desde agosto, se encuentra sin nieve y con hielo 

Aneto. 27 sept 19
Este era el aspecto que presentaba el glaciar del Aneto el pasado viernes 27. Foto Chemary Carrera


En alta montaña no hay dos días iguales porque, principalmente, la meteorología, hace que las condiciones cambien constantemente. Ejemplo de ello, es el Aneto, y más, concretamente, su glaciar, cuyo estado no tiene nada que ver con el que presentaba hace un año, ni tan siquiera hace dos semanas.

Chemary Carrera, guía de montaña del valle de Benasque, explicaba que hace un par de semanas nevó en altura y el glaciar del Aneto se tiñó con una capa de 2-3 centímetros suficiente para que el andar con crampones resultara más cómodo y seguro.

Unos días después, la lluvia se llevó esa nieve y ‘lavó’ el glaciar. La grava, las piedras, y un hielo duro, como consecuencia de las ya bajas temperaturas nocturnas, hicieron que las condiciones de la ascensión cambiaran por completo siendo complicado progresar incluso para montañeros con experiencia.

Chemary Carrera, guía de montaña

Carrera añadía que ‘la gente no es consciente que la montaña cambia’ y que, aún con buen tiempo, el Aneto no regala nada y menos en las condiciones actuales, con pedreras enormes y sin itinerario definido, tras el que, al montañero le espera, un glaciar en el que hay que tener mucho cuidado.

Lo ideal dice es poner en práctica el lema de Montaña Segura, planificar, equipar y actuar y saber tomar las decisiones en el momento justo ‘antes de meternos en un problema del que vamos a necesitar que nos saquen’.

Chemary Carrera, guía de montaña
Aneto. 27 sept 19
Finales de primavera o principios de verano es una buena época para plantear la ascensión al Aneto  

El mejor momento para ascender el Aneto es, dice, el que cada uno elige siempre y cuando se esté preparado para asumir las condiciones y dificultades que vamos a encontrar. Final de primavera o principio de verano, indica Chemary Carrera, suele ser un buen momento porque la nieve cubre los bloques y el glaciar y, físicamente, es algo menos exigente pero presenta otros riesgos para los que, igualmente, hay que estar preparado.

Considera clave concienciar a la gente de las dificultades y exigencias de la alta montaña y de la necesidad de prepararse.

Precisamente, las condiciones que, este año ha presentado la ascensión, al Aneto, cree que son la causa del descenso, especialmente, en agosto, con un 15-20% menos de montañeros. Lo achaca también a esas ‘aglomeraciones’ de las que se habló hace unos meses y que, dice, se ha demostrado que se reducen a unos 8-10 días, cuando las ‘mejores’ condiciones hace que coincidan los que intentan llegar a la cima andando o con esquís de montaña.

Comentarios