RIBAGORZA

Las residencias de mayores de Ribagorza inician su desescalada

En Benabarre y Campo han recibido ya las primeras visitas, Castejón de Sos comenzará a lo largo de la semana y en la de Graus el lunes

Residencia Graus. Obras
Residencia de mayores de Graus

Esta semana se están produciendo las primeras visitas de familiares a las residencias de mayores de la comarca. Tienen lugar acatando todas las medidas de protección individual, higiene y distanciamiento que marcan las autoridades sanitarias y están cargadas de momentos muy emotivos, puesto que, han pasado más de dos meses con las puertas de estos centros cerrados y habiéndose vivido, en algunos de ellos, momentos muy complicados.

En el caso de la residencia de Graus las visitas de familiares no comenzarán hasta el lunes y, estos días, se está aprovechando para acabar de definir el protocolo e informar a las familias de las medidas que se van adoptar para poder realizar las visitas con total seguridad.

En las residencias de Benabarre y Campo, ya el lunes por la tarde, algunos de los residentes se podían encontrar, nuevamente, con sus familias. En ambos casos esos encuentros, concertados mediante cita previa, tienen lugar en la zona exterior de las residencias. En Benabarre el horario de visitas es por la mañana y la duración máxima de 1 hora, por lo que se refiere a la residencia de Campo, las visitas duran entre 15’-20’ y están supervisadas por personal del centro.

A lo largo de la semana, se iniciarán también las visitas en la residencia de Castejón de Sos. Probablemente, serán por la tarde y, en principio, serán cuatro días a la semana.

En todos los casos se trata de visitas sin contacto y manteniendo una distancia de entre 3 y 4 metros. Como, en casi todas, hay residentes de fuera de la provincia de Huesca que, de momento, no pueden recibir visitas, se sigue facilitando la comunicación con sus familiares mediante llamadas telefónicas, videoconferencias o mensajes.

Los directores de las residencias coinciden en señalar que, tras tantas semanas sin ver a sus familiares, los residentes necesitan estas visitas aunque insisten en la necesidad de ir poco a poco y respetar todas las medidas y protocolos que se establezcan para evitar contagios.


Comentarios